Piélagos: X edición del Programa de Lanzadera de empleo y emprendimiento solidario

Un grupo de 16 personas, todas ellas en situación de desempleo, han unido sus conocimientos y experiencias profesionales en Piélagos para enfrentarse al reto de buscar, de manera colaborativa, un empleo por cuenta ajena o propia. Se trata de los participantes en la X edición del Programa de Lanzadera de empleo y emprendimiento solidario que el Ayuntamiento de Piélagos puso en marcha el pasado 14 de diciembre en el antiguo Consultorio de Liencres, con cargo a una con cargo a una subvención de 36.250 euros otorgada por el Gobierno de Cantabria.

Como es habitual, este proyecto de orientación para el empleo -abierto también a personas con un contrato a tiempo parcial, de menos de 20 horas semanales- ofrece a los participantes la posibilidad de reciclarse y participar, a lo largo de seis meses, en un proceso de búsqueda de trabajo colectiva y colaborativa. Bajo estas premisas, según explica Elena Antolín, coordinadora de la X Lanzadera de empleo y emprendimiento solidario de Piélagos, facilita a sus integrantes la ocasión de trabajar aspectos como el desarrollo personal y profesional, la búsqueda de empleo o los proyectos de emprendimiento.

En este sentido, apunta que, a través de sesiones individuales y grupales, tienen la oportunidad de mejorar sus competencias trasversales, sus destrezas de comunicación o su inteligencia emocional, al tiempo que podrán diseñar su propia marca personal y redefinir sus objetivos laborales.

Un programa abierto, vivo y dinámico con plazas disponibles

Elena Antolín aclara que, a diferencia de otros programas de formación para el empleo, la Lanzadera es un proyecto abierto, vivo y dinámico, ya que el objetivo es que a medida que los participantes acceden a un empleo otras personas puedan ocupar su hueco y sumarse al mismo. En la misma línea, recuerda que, en estos momentos, quedan las últimas plazas disponibles, por lo que ha animado a los interesados a que realicen sus inscripciones en el teléfono 677 161 010; en el correo electrónico lanzaderadeempleo@pielagos.es o acudiendo al antiguo Consultorio de Liencres (Plaza Martínez de la Pedraja), para más información, de lunes a viernes, en horario de 9:00 a 14:00 horas.

La coordinadora de la X Lanzadera de empleo y emprendimiento solidario de Piélagos recuerda que los participantes se reúnen tres veces a la semana, de manera grupal, pero también existe la posibilidad de realizar entrevistas individuales para seguir avanzando y profundizando en los objetivos personales. “Lo que pretendemos es darles herramientas para que, aparte de lo que hacen durante el programa, tengan más opciones de alcanzar el éxito, es decir, su inserción en el mercado laboral”, apostilla.

Asimismo, apunta que también se le da importancia al emprendimiento, al ser “una posibilidad siempre está abierta” y, por ello, matiza, “queremos que tengan claro que, si cuentan con una idea, hay gente que les puede ayudar”. “El año pasado, una chica que tenía un proyecto ya iniciado, se dio de alta y contrató a una compañera de la Lanzadera”, rememora Elena Antolín, quien subraya que “nunca se sabe las relaciones que pueden surgir”.

En cuanto al programa, comenta que la primera parte tiene como finalidad facilitar herramientas de forma grupal para que lo puedan llevar al ámbito personal -han empezado a trabar el CV para que vean qué quieren mostrar con esa carta de presentación a las empresas- y la última, estará más centrada en el contacto con las empresas.

Ayudar a otras personas en mi misma situación y ayudarme a mí

A sus 63 años, Pedro, un vecino de Parbayón que lleva seis en desempleo, reconoce que las ilusiones de encontrar un empleo o montar un pequeño negocio “las vas perdiendo”. Sin embargo, afirma que se apuntó a la X Lanzadera de empleo de Piélagos con la idea de poner al servicio de sus compañeros su experiencia profesional y educativa. “Si en este tiempo encuentro trabajo, pues bienvenido porque no me gusta quedarme con un pequeño subsidio”, relata este hombre, quien dice ser de “pensamientos positivos”.

“Aquí estoy para ayudar a mis compañeros y, si les puedo poner en contacto con alguien, pues mejor”, asegura. Por su parte, Carlos admite que no sabía ni que existía el Programa de Lanzadera de empleo y emprendimiento solidario que, aclara, “lo encontré googleando”. Cuenta que fue hablando con Elena -en alusión a la coordinadora del proyecto- cuando se dio cuenta de que “era lo que buscaba”.

“Tenía una confusión tremenda, no sabía hacia dónde tirar, lo que buscaba era orientación porque no quiero estudiar unas oposiciones a mis 54 años, ya estudié mucho en mi vida”, relata este hombre, quien se muestra convencido de que en la X Lanzadera de Piélagos “voy a saber orientarme, dónde buscar y descubrir a qué puertas llamar”. Aunque Marta sí conocía el programa porque vive en Boo, fue el cambio de su situación personal lo que le llevó a sumarse al proyecto. “Quería orientarme, buscar información, mejorar el CV que le tenía antiguo, aprender un poco más y saber dónde buscar”, resume.

Scroll al inicio