«Voy a regalar 197 millones de euros a Gema Igual»

José Luis López / director cantabriadirecta.es

El miércoles día 21 se someten a votación los presupuestos del Ayuntamiento de Santander para el año 2019. La partida total asciende a 197,4 millones de euros, repartidos en distintas áreas y proyectos. Es el capítulo más importante de un equipo de Gobierno en una legislatura. Una vez escuchadas las partes de todo el arco parlamentario del Ayuntamiento de Santander, es decir, Partido Popular, PRC, PSOE, Izquierda Unida y a los concejales Antonio Mantecón, Tatiana Yáñez-Barnuevo, y Cora Vielva queda el concejal 14.

La alcaldesa Gema Igual dice que estos presupuestos tienen en sus prioridades el empleo y la actividad económica. Como ejemplos de la oposición, Pedro Casares (PSOE) apunta que «no se pueden apoyar unos presupuestos que tienen solo 200.000 euros para el Pacto por el Empleo en una ciudad con más de 11.000 parados y contemplan un año más contratar los desempleados a través de Santurban para pagar de menos a los parados». Jose María Fuentes-Pila (PRC) afirma que «Santander necesita dar por cerrado el capítulo del Partido Popular». Y Miguel Saro (IU) comenta que «Santander no podrá parar su despoblación y envejecimiento».

El concejal que inclina la balanza. Ese número 14 puede ser ‘El hombre que sabía demasiado’ en tierras de África como en la película, o el apedreado hasta morir en Salamina. El número 14 es David González Díaz, quien tal vez pensó que la limpieza y la política se parecen, pero la realidad es bien diferente.

Hemos intentado traspasar la puerta de su despacho. Hablar con él. Saber qué opina. Si los presupuestos cuentan con su voto y por qué. No ha sido posible. Tiene toda la agenda ocupada en lo que resta de mes. No tiene un minuto para intercambiar impresiones. Entre comisiones, citas, reuniones, no hay un minuto para transmitir a la ciudadanía su opinión, su posicionamiento.

Tan sólo nos queda sumergirnos en los pensamientos internos. En la intrahistoria de Unamuno, en aquello que está a la sombra de lo más conocido históricamente. Esta es la historia tradicional que vemos tras el umbral de una puerta cerrada, sellada y alejada de la opinión pública.

Las tardes de soledad encerrado en este despacho al lado del gabinete de comunicación del Ayuntamiento me dan tiempo para pensar. Lo cierto es que con tanta comisión a la que asisto, sin saber para qué y con tantas reuniones insulsas al final consumo el día y todavía no sé lo que saco de provecho. Pero bueno, me han convencido y además mejor estoy aquí. De limpiar ya tendré tiempo. Esto por lo menos es diferente. Lo que me cansa es tanta llamada siempre para lo mismo. Me tienen un poco cansadito ya. A mi nadie me va a dar nada. Con  que me dejen trabajar es suficiente. Tampoco pido mucho. Y si tengo que regalar el voto pues lo regalo.

La intrahistoria que hay tras la puerta del concejal no adscrito David González bien podría ser esta. ¿Imaginativa? Sí. Tan imaginativa como el regalo que hará a la alcaldesa de Santander y al resto de sus 12 concejales cuando su voto sume 14 y sean aprobados los presupuestos. «No ha existido más acuerdo que el decálogo por la regeneración democrática», así lo confirmaban Íñigo de la Serna y David González en junio de 2015 en aquel pacto secreto. Más tarde, en mayo de este año en declaraciones a El Diario Montañés afirmó que «hay un compromiso con el PP en 2015» y que lo iba «a mantener hasta el final de la legislatura». Pacto secreto entre ambos o no, lo cierto es que el voto 14 del Partido Popular es de un hombre que decidió estrechar la mano un 11 de junio, San Bernabé, un santo que fue apedreado hasta morir en Salamina.

 

Scroll al inicio