19/07/2024

nada personal, solo información

«Los rellenos no son la solución definitiva para mantener la playa»

El secretario general del PSOE de Santander y diputado nacional por Cantabria, Pedro Casares, ha destacado «amplio consenso social y político» en contra de los espigones de la Magdalena, cuya retirada ha comenzado hoy, al tiempo que ha reiterado que los rellenos no son la solución definitiva para mantener la playa.

En este sentido, el socialista ha recordado que el Partido Popular escogió el proyecto «más barato de todos, pero el que más impacto ambiental tenía» de los propuestos como alternativa para mantener la arena de la playa, al que posteriormente se han opuesto tanto el Parlamento de Cantabria como la Corporación santanderina.

«Y a partir de ahí tenemos que trabajar conjuntamente todas las administraciones públicas, incluido el Ayuntamiento de Santander, por el mantenimiento de las playas y los rellenos», ha dicho Casares, que ha subrayado que los rellenos son una fórmula «desde luego temporal para que las playas en el verano estén disponibles para el uso y disfrute de los santanderinos».

Casares se ha pronunciado así en la visita que ha realizado junto con la vicesecretaria general del PSOE y delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones, y el portavoz municipal, Daniel Fernández, a los trabajos para retirar el segundo espigón proyectado en la playa de Los Peligros, cuyas obras se paralizaron en 2018 tras el rechazo de diferentes colectivos.

Sin embargo, en las últimas semanas ha habido otros movimientos que han mostrado su apoyo al mantenimiento de esta estructura como medio para conservar la playa. En este sentido, Casares, tras mostrar su «respeto absoluto» a los movimientos ciudadanos, incluidos los que se han manifestado en contra de la construcción, ha sostenido que «la pérdida de arena no se ha paralizado por la construcción de un espigón».

«Y lo que sí que hemos visto también es un amplio consenso social y político en contra de esta obra», ha recordado, remitiéndose a la unanimidad del Parlamento y del Ayuntamiento de Santander para solicitar su retirada. «Por lo tanto, yo creo que es tiempo de trabajar conjuntamente, también con todos los santanderinos, en una ciudad sostenible», ha dicho.

Tras contraponer la apuesta por una ciudad verde del PSOE a la de un PP «empeñado en la obra y el hormigón» que «están sustituyendo la esencia de la ciudad», el diputado ha subrayado que «hubo tiempo para preguntar a los santanderinos cuál era su opinión sobre las playas de Santander y el PP de Íñigo de la Serna y de Gema Igual nunca les preguntaron».

«Y ahora estamos pagando esa irresponsabilidad que nos va a costar cerca de dos millones de euros, con los que durante más de veinte años hubiéramos podido hacer frente al relleno de la playa, una respuesta a nuestro juicio mucho más natural», ha remarcado.

ESPIGÓN CONSTRUIDO

En cuanto al primer espigón, el que ya está construido, el plazo para su retirada puede ser amplio puesto que se necesita informe de impacto ambiental, tramitación en la que ya se está trabajando, ha explicado Quiñones. «El plazo puede ser amplio, pero desde luego, se está trabajando ya para la retirada de ese espigón», ha subrayado.

Y en el caso de que el informe ambiental fuera negativo, la delegada del Gobierno ha recordado que «todos estamos de acuerdo en retirar ese espigón«; el PSOE desde «siempre», y la alcaldesa de Santander, Gema Igual (PP), por su acuerdo con Ciudadanos para formar el gobierno local –ha recordado–, además de que ha sido una solicitud plenaria del Gobierno de Cantabria y del Ayuntamiento de Santander.

«Más allá de eso, hay que dejar de trabajar a los técnicos y que valoren cuáles serán las consecuencias medioambientales de esa retirada. Pero en esa retirada se está trabajando», ha reiterado.

Casares ha subrayado que este proyecto «nunca debió comenzar» y solo «la prepotencia del Partido Popular que, sin escuchar a nadie, sin atender las demandas ciudadanas, políticas y sociales de la capital de Cantabria, decidió empezar esta obra que es un auténtico atentado contra el paisaje de la bahía de Santander, contra nuestro entorno natural y contra la biodiversidad de la bahía de Santander».

Frente a ello, el PSOE se comprometió a parar las obras «y lo cumplimos» y a retirar los espigones «y hoy damos ese primer paso que es fundamental», ha destacado Casares, que ha insistido en que el inicio de este proceso «no es este un capricho del Partido Socialista» sino «una demanda social y ciudadana».

Al respecto ha señalado que el PSOE no ha cambiado de opinión pero sí lo ha hecho Gema Igual, «precisamente para mantenerse en el puesto de la Alcaldía de Santander». Por eso, para Casares, es ella quien «tiene que dar explicaciones de ese cambio de criterio, de un mal proyecto para la ciudad», «que no tenía que haber empezado» y que además costará dos millones de euros a los santanderinos.

«Hoy empezamos a dar esos pasos para que las playas de Santander, para que esta zona extraordinaria, vuelva a su estado natural y que además, también en Semana Santa, pero especialmente en el verano, podamos disfrutar de la playa como lo hemos hecho siempre, sin estas zonas de obras, sin todas estas rocas y escombros que se acumulan en la en la playa».

ACTUACIÓN

La Demarcación de Costas en Cantabria ha empezado hoy la retirada de todo el material de todo el acopio y la zahorra sobrante de la construcción del primer espigón, que se iba a utilizar en la construcción del segundo, unos quinientos metros cúbicos de material, ha informado Quiñones.

Otra parte la retirará la empresa Tragsa, la que realizó el proyecto del espigón, probablemente a partir del próximo lunes. Además, se adecentará a toda la zona puesto que el firme se ha resentido por tanto peso durante años.

Scroll al inicio