Los países con vacunación obligatoria de tuberculosis presentan menos muertes por COVID-19

¿Por qué España tiene casi 11.000 muertes por coronavirus y Portugal apenas supera las 200? Esta misteriosa disparidad de cifras en el interior de la misma península podría quizás explicarse por la aplicación universal, o no, de un vacuna que lleva utilizándose durante décadas contra la tuberculosis.

Un nuevo estudio científico señala una posible correlación entre los países que incluyen en su cartilla de vacunación obligatoria la de la tuberculosis, llamada Bacillus Calmette-Guerin (BCG), y el impacto del nuevo virus COVID-19.

«Ha habido informes de que la vacuna BCG puede producir una amplia protección contra las infecciones respiratorias», explica en su cuenta de Twitter Gonzalo Otazu, investigador del New York Institute of Technology y uno de los autores del estudio. «Así que miramos los datos: los países que nunca implementaron una vacuna universal BCG estaban siendo golpeados duramente por COVID-19, con un alto número de muertes por habitante».

Otazu compara la política con respecto a la aplicación de la vacuna de la tuberculosis en Italia, país con mayor número de fallecidos por COVID-19 con 13.915, con la de Japón, con tan solo 63 muertes y medidas de confinamiento menos estrictas. En el primero nunca se ha aplicado universalmente, mientras que en el segundo sí.

Los investigadores también comparan Irán con Japón. Este último inició su política de vacunación universal con BCG en 1947, tiene unas 100 veces menos muertes por millón de habitantes que Irán, cuya política de vacunación universal con BCG sólo comenzó en 1984.

Esto podría explicar también la diferencia entre el impacto del coronavirus en Europa occidental y del este. La aplicación de la vacuna contra la tuberculosis estaba ampliamente extendida en los países de la antigua Unión Soviética (URSS).

Por ejemplo, los estados del este de Alemania, que pertenecieron a la URSS hasta la reunificación en 1990, se encuentran en la parte inferior de la clasificación nacional del Instituto Robert Koch por número de casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes.

En España, segundo país con más muertes por coronavirus del mundo, solo una región, el País Vasco, la había incluido en el calendario de vacunación oficial en las últimas dos décadas, según los Anales de Pediatría.»El enfoque que desde la década de 1980 se ha dado a la vacuna BCG en artículos y conferencias elaboradas en España es, en el mejor de los casos, de neutralidad y lejanía respecto a nuestras necesidades y de un tremendo peligro para el diagnóstico», añade.

Fuente: euronews.com

What do you want to do ?

New mail

Scroll al inicio