Las prestaciones de la Seguridad Social se deben declarar como
rendimientos del trabajo. En cambio, las ayudas y las subvenciones
satisfechas por el Estado o las comunidades autónomas se deben declarar
como rendimientos de la actividad económica.

Artículo anteriorEl Gobierno de Cantabria ayuda ante los daños del lobo ibérico y el oso pardo
Artículo siguienteJosé María de la Torre: “Valdecilla no debe relajarse, del nombre no se vive, ni de los éxitos pasados”