«La situación de Torrelavega no es una maldición bíblica»

La presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga, ha advertido hoy de que el Gobierno de Pedro Sánchez, con la complicidad de sus socios en Cantabria, ha metido en el cajón todos los grandes proyectos para la comarca del Besaya, han abandonado Torrelavega y están de brazos cruzados dejando que la ciudad se quede atrás.

“Esto es lo que le deben los torrelaveguenses al Gobierno socialista de Sánchez, bloqueo y parálisis. Para eso ha servido la coalición de Revilla y Sánchez también en Torrelavega: para ir hacia atrás y empantanarlo todo”, ha dicho la presidenta del PP.

Buruaga ha visitado hoy la ciudad para compartir con sus compañeros del Partido Popular la preocupación  por la situación que vive la comarca del Besaya y, muy especialmente, Torrelavega.

La presidenta de los populares cántabros ha expresado su preocupación por la situación del comercio; por una industria que resiste como puede, por el empleo en una ciudad que registra la mayor tasa de paro de Cantabria, y, en definitiva, por la parálisis y el abandono que sufre Torrelavega.

“Porque el Partido Socialista de Sánchez y su socio regionalista en Cantabria -ha añadido– están de brazos cruzados, han abandonado Torrelavega y están dejando que se quede atrás”.

Según la dirigente popular, repetir la fórmula socialista-regionalista no ha resuelto ni uno sólo de los problemas de Torrelavega, porque solo ha traído promesas eternas, pero ni un solo proyecto transformador”.

Buruaga ha centrado su balance del Gobierno de Pedro Sánchez en los proyectos por importe de 70 millones que llevaban el nombre de Torrelavega en los Presupuestos Generales del Estado para el año 2018 elaborados por el Partido Popular; que debían ser un trampolín para su transformación y modernización, y que hoy duermen en un cajón.

Así, ha explicado que la integración ferroviaria, un proyecto para el que tras años de desencuentros, incumplimientos y frustración, por fin había voluntad política, convenio y financiación, ha sido bloqueado por el Gobierno de Pedro Sánchez que lo aplazó en secreto a primeros de años.

Eso es lo único que han hecho, pegar una patada para adelante”, ha afirmado Buruaga, quien ha recordado que frente a los incumplimientos, los retrasos y los engaños del Gobierno de España,  socialistas y regionalistas en Torrelavega y en Cantabria continúan dando palmas y, además, no reclaman la financiación integra del Estado que si pedían al Gobierno del Partido Popular.

En segundo lugar, la dirigente popular se ha referido a los proyectos ferroviarios y la conversión a altas prestaciones del trazado entre Reinosa y Santander y ha recordado que todos los proyectos están año y medio después donde los dejó el Partido Popular.

Según Buruaga, todo lo que está en marcha, absolutamente todo,  lo dejó hecho el Partido Popular. Y ha recordado que la redacción de los proyectos técnicos de la línea de alta velocidad Palencia-Alar del Rey la dejó contratada el Partido Popular, al igual que el estudio hidrogeológico de detalle del tramo entre Alar y Aguilar de Campoo, mientras el resto está parado, en vía muerta, porque está parado el tramo de AVE de Aguilar de Campoo a Reinosa y está parada la duplicación de la vía entre Torrelavega y Santander.

Buruaga ha lamentado también la situación del proyecto de ampliación de la capacidad de la A-67 y el tercer carril entre Polanco y Santander, sobre el que nadie ha dicho ni mu desde la aprobación del trazado definitivo hace casi un año, y el escandaloso frenazo del Plan de Cercanías 2017-2022 mientas se llevan trenes a Cataluña y se garantiza a Asturias un plan de choque de 51 millones que se se niega a Cantabria.

Buruaga ha citado también el ramal de continuidad Sierrapando-Barreda y la remodelación de enlaces que dejó adjudicado el Partido Popular y que, año y medio después, se ha ejecutado solo en un 5%, y el programa Reindus, que también se ha suprimido, mientras el Gobierno de Cantabria se traga todo tipo de excusas sin rechistar,.

La dirigente popular ha concluido que los torrelaveguenses no tienen ninguna razón para confiar en el Partido Socialista porque solo le deben bloqueo y parálisis. Tampoco les ha servido de nada el “papeluco” y el voto del diputado regionalista José María Mazón, como tampoco le deben nada a la coalición de socialistas y regionalistas en Cantabria, que solo ha servido para ir hacia atrás y empantanarlo todo.

Según la presidenta del PP, es impresentable que cinco años después no hayan podido presentar la realidad de la carretera con Viveda por la margen izquierda del Saja-Besaya; que después de tantos años de gobierno el PSIR de las Excavadas esté absolutamente paralizado; y que no haya encima de la mesa ni un solo proyecto de explotación minera de las minas de AZSA.

Además, les ha reprochado la falta de apoyo a Solvay, una industria que necesita para su transición energética seguridad jurídica y acompañamiento institucional.

“Lo ocurrido en Torrelavega solo tiene una lectura: el Partido Socialista y el Partido Regionalista han frustrado una oportunidad histórica. Hemos cambiado proyectos tangibles, transformadores y en marcha por anuncios que después de años y más años siguen siendo anuncios. Esas son las manos es las que está Torrelavega”, ha dicho la dirigente popular.

La presidenta ha asegurado que la situación de Torrelavega no es una maldición bíblica ni un destino fatal, sino que se puede arreglar trabajando en la buena dirección y ha defendido que en los gobiernos nacional, autonómico y local se ha demostrado que el PP es la fuerza que cree en Torrelavega, que promueve los grandes proyectos que  hacen avanzar a la ciudad y a toda la comarca.

En su visita a Torrelavega, Buruaga ha estado acompañada por la portavoz municipal del partido, Marta Fernández-Teijeiro y el cabeza de lista al Congreso de los Diputados, Diego Movellan.

Frente al panorama desolador que vive Torrelavega, Movellán ha apostado por mirar al futuro con optimismo, porque el 10 de noviembre, ha dicho,  los ciudadanos tienen la oportunidad de devolver la alegría a una ciudad que tiene un potencial enorme que no se ha sabido aprovechar.

Según Movellan, la ciudad necesita una política con mayúsculas, necesita oportunidades de futuro y de empleo, que solo pueden venir de la mano de un presidente como Pablo Casado y del Partido Popular, los mejores aliados para Torrelavega.

El candidato ha dicho que el programa y las propuestas del Partido Popular son la solución de futuro para la ciudad y ha apostado por un Gobierno que vuelva a situar Torrelavega como número 1 en el corazón industrial del país.

Scroll al inicio