21/06/2024

nada personal, solo información

Alfonso del Amo-Benaite: «La fascinación del déspota»

Tenemos presentes los terribles momentos que como Nación hemos atravesado (seguimos en ello) a cuenta ande la pandemia, 100.000 muertos y un destrozo económico que pagáremos durante años, una caída del PIB del 11 %, un endeudamiento del 125 % del producto nacional bruto y una inflación que situada en la frontera del 10 % empobrece a las clases medias y bajas.

Si esto no fuera suficiente, los ciudadanos fuimos secuestrados por el gobierno aunque luego el Tribunal Constitucional, tarde como siempre, sentenciase la ilegalidad de los encierros. También se han producido gastos incontrolados mientras que el Congreso de los Diputados ha estado ausente de su control del ejecutivo.

Esto ha dejado una País afectado, en donde la situación está muy tensionada y la desmoralización ciudadana no es menor.

Si algo no consienten los gobiernos es que los asuntos de la Nación, públicos o privados, no estén bajo su control, por lo tanto con la experiencia adquirida en los recientes tiempos se pretenden refugiar con una arquitectura legal que permita hacer lo que les de la gana y no tener problemas posteriores con el judicial, en consecuencia han puesto en marcha la Ley de Seguridad Nacional, cuyo verdadero objetivo es asegurar el camino a la impunidad gubernamental y cuando la impunidad gubernamental aparece, lo que desaparecen son las libertades ciudadanas. No se puede confiar en los estados, ejemplo como son de abusos perpetrados contra la ciudadanía.

Cuales son los principales contenidos por los que la Ley de Seguridad Nacional debe ser rechazada democráticamente …? sustrae al ejecutivo del control parlamentario hasta acabar convirtiéndole en una mera función, no en lo que tiene que ser, uno de los poderes de cualquier sistema de calidad, ya que pone en solfa lo más relevante de de una democracia plena: La separación de poderes.

Se imaginan ustedes un gobierno, cualquier gobierno, utilizando como excusa situaciones extraordinarias , paradójicamente declaradas por el mismo gobierno que utilizará la Ley de Seguridad Nacional, les otorgará la posibilidad de reclutar obligatoriamente a cualquier ciudadano mayor de 18 años para hacer lo que le ordenen sin contraprestación alguna, vamos ¡ que se puede acabar militarizado.

Se imaginan que además podrán disponer discrecionalmente de todos los bienes y propiedades de ciudadanos y empresas sin límite ni contraprestación …? se imaginan que además el gobierno no tenga que someterse durante tiempo que dure esta situación al control democrático del Congreso …?

Se imaginan ustedes que la situación de alarma nacional pueda ser declarada por decisión personal del Presidente del Gobierno …? además de la capacidad que dicha Ley le otorgará para dictar Decretos sin pasar por el congreso.

Si han sido capaces de imaginarlo entonces ya saben lo que es una dictadura

Es desoladora la indiferencia y abulia ciudadana ante un Estado omnipotente, no quieren comprender que dejaremos de ser libres, que cualquier aparatich estatal podrá disponer impunemente de nuestra persona, de nuestro patrimonio y obligarnos a las tareas que se le puedan ocurrir.

Luego no nos pongamos estupendos y empecemos a quejarnos cuando vengan a buscarnos y no tenga solución, recuerden que todo comenzó cuando fueron a buscar a los judíos y no dijimos nada porque no lo éramos.

Autor: Alfonso del Amo-Benaite. Consultor de Mercados & Marketing.

Scroll al inicio