Javier Soler-Espiauba (Profesor de Educación Física): «La misma ley muchas veces»

«Los países europeos recuerdan su paso por lo que hoy es el sistema educativo español como una pesadilla»

La ley Moyano de 1857 duró más de un siglo con diferentes retoques que ponían al día sus medios siendo su objetivo el mismo, España debía tener una población instruida a la altura de los tiempos y de su entorno cultural. Esa Ley aguantó dos monarquías (o tres), dos Repúblicas y dos dictaduras. Había un sentir general común con respecto a la educación.   La siguiente Ley Villar Palasí duró dos décadas y ya introdujo una serie de objetivos marginales que han ido creciendo con posterioridad en los siguientes treinta años de Ley Socialista que hasta hoy, con diferentes nombres, ha relegado por completo la instrucción, la transmisión de saberes,  la preparación para la universidad y para la vida y se han ido sustituyendo por la comprensividad, el igualitarismo, la “empatía“, la diversidad

El conocimiento ha sido desastrosamente sustituido como horizonte por objetivos políticos del Colectivismo igualitarismo con una merma de competencia del sistema que todo el mundo sabe pero que está prácticamente prohibido mencionar. A pesar de que los gobiernos no socialistas habían prometido revertir esta situación sus pasos fueron lentos, torpes, nada imaginativos ni brillantes, ciertamente acomplejados y presionados incomprensiblemente  por los partidos nacionalistas de manera que sufrieron dos abortos legales. Primero la LOCE que no se llegó a poner en vigor, fue abrupta y rápidamente derogada por el zapaterismo y la LOMCE débil e insulsa en el 2012 bochornosamente devaluada por el propio gobierno que la había impulsado y desintegrada absolutamente en cuanto Sánchez llegó al poder.

Llevamos treinta años con la misma filosofía educativa, Rubalcaba presumía de ello a todas horas y Esperanza Aguirre se lamentaba siempre.  Ambos decían la verdad añadiendo su distinta actitud moral e ideológica ante la cuestión. Cuando esto comenzó, cuando se arrincona la transmisión de saberes y se opta por lo que son objetivos políticos de facción justo en ese momento los sistemas europeos que habían servido de ejemplo empezaron a virar hacia el conocimiento dados los malos resultados de la escuela comprensiva igualitaria , aquí si embargo ignoramos la experiencia de los expertos que habían evaluado el experimento y profundizábamos en el error con absoluta pasión carpetovetónica. En ello desgraciadamente seguimos.

Los países europeos recuerdan su paso por lo que hoy es el sistema educativo español como una pesadilla, hace años que tienen a la “secta comprensiva” como el referente negativo del que hay que alejarse. También debemos mencionar que cuando  se plantea cualquier mejora los lobbies se ponen en guardia y presionan para mantener sus intereses: sindicatos, editoriales, la concertada y los nacionalismos periféricos siempre alerta. El verdadero progreso se transforma en una tarea de Titanes. Y la política siempre con miedo. Unos son culpables y los otros no son inocentes.

Autor: Javier Soler-Espiauba Gallo / Profesor de Educación Física.

Scroll al inicio