14/07/2024

nada personal, solo información

«En Cantabria en fibromialgia no somos punteros y la investigación en esta patología es escasa»

El reumatólogo cántabro Benigno Casanueva analiza la realidad de esta enfermedad con motivo del Día Internacional de la Fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga Crónica, que se celebra cada 12 de mayo, desde el año 1993 coincidiendo con el natalicio de Florence Nightingale, enfermera que quedaría postrada en su cama durante 50 años a causa de esta enfermedad.

El doctor Benigno Casanueva Fernández lleva más de cuarenta años de profesión como reumatólogo, ha desarrollado gran parte de su carrera en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y, en la actualidad, ejerce en el sector privado y es experto en fibromialgia. También pertenece al Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla (IDIVAL), donde ha presentado un proyecto de investigación para elaborar un estudio sobre los aspectos genéticos en la fibromialgia que espera pueda llevarse a cabo pronto, porque asegura que queda mucho camino por recorrer en materia de investigación sobre esta enfermedad que afecta, sobre todo, a mujeres.

El próximo 12 de mayo se celebra el Día Internacional de la Fibromialgia ¿qué cifras  registra en la actualidad la enfermedad?  La prevalencia de la fibromialgia en España, resultante del estudio epidemiológico realizado por la Sociedad Española de Reumatología, EPISER 2000, era del 2.37% en la población mayor de 20 años, con una prevalencia en mujeres del 4.2% y en varones del 0.2%. La cifra más baja de prevalencia de la fibromialgia ha sido la obtenida por Andary y colaboradores tras el estudio de 641 atletas adultos jóvenes, que eran examinados entre 1993 y 1999, y que resultaba del 0.16%, pongo este ejemplo porque es la serie más numerosa que se ha investigado hasta el momento.

La prevalencia de fibromialgia en la población general europea, en un estudio que incluía 5 nacionalidades, parece similar a la observada en Canadá y Estados Unidos, cifrándose en 4.7%. Los pacientes presentaban en este estudio una edad media de 54 años y el 94.1% eran mujeres. La cifra de prevalencia más elevada es la de encontrada por Forseth y colaboradores en Noruega, tras un estudio epidemiológico en el que enviaban cuestionarios a 4.000 mujeres entre 20 y 49 años. Encuentran una prevalencia de fibromialgia del 10.5%.

¿Cuál es el perfil de los pacientes? El estudio más amplio sobre epidemiología y perfil fue realizado en Wichita (Kansas, EE.UU.), mediante el envío a 3.500 familias de un cuestionario. Se contacto con el 74.8% y se evaluaron 392 personas que referían padecer dolor generalizado. La prevalencia estimada para la población general fue del 2%, con 3.4% en mujeres y 0.5% en hombres. Alcanzó su nivel máximo entre los 60 y 79 años y las mayores asociaciones fueron con el sexo femenino (6 veces más alto que en el hombre), haber solicitado compensación por incapacidad, estar divorciada y presentar un mayor índice de somatización. En los estudios canadienses, la relación más alta entre factores demográficos y presentación de fibromialgia correspondieron a ser mujer, tener menos ingresos, no tener estudios universitarios, estar incapacitado y estar divorciado o separado.

¿En qué medida esta enfermedad tiene un componente psicológico? Si aceptamos que varias condiciones psicológicas están asociadas a la fibromialgia y correlacionadas con el dolor y la fatiga, de manera que pensemos que el dolor sea secundario a alteración psicológica, deberíamos establecer si existe o no una relación temporal entre el comienzo del dolor y condiciones psicológicas como ansiedad o depresión. Yunus y colaboradores han examinado en 119 mujeres con fibromialgia la relación temporal entre el comienzo del dolor y el comienzo de alteraciones psicológicas, que incluían ansiedad, depresión estrés, cefalea tensional, migraña y dismenorrea. No encontraron diferencias significativas en la aparición antes del inicio de la fibromialgia, coincidiendo con el inicio, o después del inicio. Según los autores, las alteraciones psicológicas de la fibromialgia no pueden explicarse completamente por el dolor crónico, de forma que las condiciones asociadas al dolor pueden ocurrir antes, durante o después del comienzo del dolor y los hallazgos de la fibromialgia no parecen verse afectados por el distinto momento de comienzo de las condiciones psicológicas.

¿Qué tipo de especialistas abordan la fibromialgia y qué tratamientos existen en la actualidad con resultados? Probablemente, el control y seguimiento de la enfermedad lo realiza el Médico de Familia, los especialistas más implicados en el diagnóstico son, en general, Reumatólogos, Internistas y Unidades del dolor, y para el tratamiento farmacológico solo 3 fármacos han sido aprobados por la FDA (Duloxetina, Pregabalina y Milnacipran), y ninguno ha sido aprobado por la Agencia Europea del Medicamento. Actualmente los tratamientos más empleados son los multidisciplinares, incluyendo en general tratamiento farmacológico, terapia cognitivo conductual y algunos tipos de fisioterapia.

En cuanto a la investigación sobre esta patología,  ¿queda mucho por descubrir? y ¿se invierte lo suficiente?  Actualmente tenemos muchas cuestiones por aclarar en el dolor crónico y aunque van conociéndose distintos mecanismos presumiblemente implicados, parece que efectivamente nos queda mucho por descubrir. La inversión en investigación para esta patología es más bien escasa, porque aún no conocemos bien los mecanismos fisiopatológicos implicados y por tanto es complicado establecer dianas terapéuticas sobre las que actuar. Esto condiciona una relativa falta de interés para los laboratorios en el desarrollo de fármacos.

¿Se puede prevenir la fibromialgia? Para la prevención, existe duda sobre si la sensibilización central o la sensibilización periférica ocurre antes, o si ambas se producen a la vez. Es probable que primero se produzca sensibilización periférica y posteriormente central, pero los estudios destinados a dilucidar esta cuestión no resultan concluyentes. El mejor conocimiento de estos mecanismos y de su correlación, permitirá nuevas aproximaciones en el tratamiento y en la prevención de la fibromialgia. El tratamiento de la sensibilización central permanece como un problema desafiante, e incluye estrategias para eliminar fuentes periféricas de nocicepción.

Para terminar, Cantabria es una comunidad puntera en el tratamiento de muchas afecciones ¿en la fibromialgia también? Mi opinión es que para la fibromialgia no somos punteros. Aunque profesionales cántabros resultaron ganadores del primer premio al proyecto de investigación sobre fibromialgia de la Fundación de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica y de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC), y durante más de 8 años hemos estado al frente de esta patología como coordinador del grupo de estudio de fibromialgia de la Sociedad Española de Reumatología (Grupo GEFISER), los diagnósticos en nuestra comunidad son escasos y los profesionales implicados en el estudio de esta patología no son numerosos.

Fuente: Colegio de Médicos de Cantabria (comcantabria.es).

Scroll al inicio