Manuel González Morales: «El turismo de arte rupestre puede dar un toque de calidad”

El prestigioso investigador del IIIPC impartio el jueves, 5 de agosto, la última de las conferencia sobre arqueología que los Cursos de Verano de la UC han organizado en Ramales de la Victoria.
El prestigioso catedrático Manuel González Morales será el encargado de cerrar el ciclo de conferencias sobre arqueología y prehistoria organizado por los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) en Ramales de la Victoria. Con la ponencia El Padre Carballo: luces y sombras de un pionero de la divulgación arqueológica, el también investigador del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC) pondrá punto y final a la actividad universitaria estival este año en la comarca de Asón-Agüera.
«Se supone que la buena divulgación científica es exponer resultados de investigación, no anticipar ni convertir un objeto cualquiera en un fetiche porque ha salido en las redes sociales», opina Manuel González Morales, quien aboga por hacer un esfuerzo por difundir conocimiento de forma entretenida, divertida si es posible, pero siempre manteniendo su rigurosidad.

Preguntado sobre si la comunidad científica a la que él pertenece tiene la sensación de que sus investigaciones no llegan bien al resto de la sociedad, el catedrático e investigador del IIIPC reflexiona: «No todo son luces, no todo es hacer llegar al público. En el caso de la arqueología muchas veces no tenemos grandes noticias ni brillantes hallazgos. Esa es la parte que voy a tratar, el equilibrio entre qué es lo que se cuenta [y lo que no]».

Sin acritud, Manuel González Morales ha denunciado que a veces hay «una utilización de la arqueología por partes de las instituciones» y que «no es oro todo de lo que reluce», que «ahora está muy de moda que se inaugure una excavación con autoridades (cosa que antes no se hacía)». De ahí que para él sea tan importante «explicar cómo calibrar» lo que se difunde.

Turismo de arte rupestre

Preguntado sobre su opinión acerca del Pasaporte de Arte Rupestre Europeo que el Gobierno de Cantabria ha lanzado recientemente junto con el Gobierno del Principado de Asturias, la Junta de Castilla y León, la Fundaçao Coa Parque de Portugal y el Departamento de Dordogne Périgord de Francia, Manuel González Morales señala que «el turismo de arte rupestre es mínimo pero que, si se gestiona bien, con un complemento importante de formación puede dar un toque de calidad a los turistas que vienen buscando una experiencia cultural en conjunto».

Para él, «el número de personas que mueve el turismo rupestre es muy reducido comparado con cualquier otras cuestión» por eso, cree que lo que deberían hacer quienes se encarguen de organizar y/o dinamizar el turismo en la región «es primar la calidad y el poder complementar ver el arte rupestre original con unos centros donde se pueda conocer y difundir» al estilo del Centro de Arte Rupestre de Puente Viesgo. 

«En Cantabria solo hay unas pocas cuevas concretas que están abiertas al público regularmente con arte rupestre. Son la Cueva del Castillo, la Cueva de las Monedas y Covalanas, prácticamente las únicas. Hornos de la Peña en estos momentos no sé cómo está, pero su grupo de visita habitual eran tres personas. La cueva del Chufín yo creo que este año no ha abierto y el año pasado también eran grupos de muy pocas personas», recuerda el experto en prehistoria y arqueología.

Cursos de verano en Ramales

Con la conferencia El Padre Carballo: luces y sombras de un pionero de la divulgación arqueológica, Manuel González Morales finaliza la intensa semana de cursos de verano que ha vivido el pueblo de Ramales de la Victoria. La sede de la comarca Asón – Agüera, que ya lleva más de una década colaborando con la UC para acercar el conocimiento científico a la sociedad, ha acogido este año un curso de verano (cuevas, tumbas y cintas de video. La difusión de la Arqueología en el siglo XXI) y tres conferencias.

Sus dos primeras charlas fueron El pasado visto a través de Arqueomanía y Divulgando Atapuerca, impartidas por Manuel Pimentel y Susana Sarmiento, respectivamente  dos expertos en sus campos con unas potentes trayectorias profesionales que llenaron el Salón de Actos de la Fundación Orense hasta los límites permitidos por la actual situación sanitaria. Con la ponencia del jueves 5 de agosto Manuel González Morales, todo un referente nacional e internacional en el mundo de la arqueología y la prehistoria, puso el broche de oro a una semana de aprender y disfrutar entre unas montañas que, el próximo verano si quieren, volverán a acoger la actividad de la universidad.

Artículo anteriorHay más positivos, con 291 en 24 horas; un muerto más, mujer de 80 años; y más ingresados en UCI
Artículo siguienteCesión del colegio Fuente de la Aurora a Ascasam, por 25 años