El proyecto IBIO apuesta por el sector ecuestre

Aprovechar el potencial económico del sector ecuestre para desarrollar un itinerario formativo de excelencia y promover el emprendimiento de carácter social arraigado al territorio son las bases del proyecto IBIO. Una propuesta que aboga por la promoción del sector productivo que rodea a la cría caballar como base fundamental para la generación de nuevas oportunidades empresariales y profesionales.

Esta iniciativa ha concentrado buena parte de la reunión que han mantenido la consejera de Economía y Hacienda, María Sánchez, y la directora general de Fondos Europeos, Paz Díaz Nieto, con la directora general de Políticas contra la Despoblación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD), Juana López Pagán.

El proyecto IBIO persigue estructurar la actividad de colaboración interadministrativa en el ámbito de la formación en torno al sector del caballo. Como elemento principal de esta actuación se plantea la creación del “Centro de Formación Ecuestre de Cantabria” en la localidad de Ibio. Un organismo singular, con titularidad pública y sin fines de ánimo de lucro, cuya actividad principal se centrará en el desarrollo de programas formativos innovadores en torno al sector del caballo con diferentes vertientes: social, educativa, investigación y económica.

“En España nacen anualmente alrededor de 2.500 caballos de raza que demandan entre 4 y 6 horas de cuidados individuales” indicó Sánchez. “Queremos que Cantabria se convierta en un polo de referencia a la hora de explotar todas las posibilidades que encierran esas cifras”.

“Hoy por hoy, este sector adolece de personal cualificado que satisfaga las necesidades inherentes a la explotación económica vinculada al ganado equino” expuso Paz Díaz Nieto. “Lo que pretendemos es aprovechar la especialización y la experiencia del Centro Militar de Cría Caballar de Ibio como motor principal para fomentar la innovación social y el empleo en un entorno rural” manifestó la directora general de Fondos Europeos.

El proyecto IBIO apuesta por un modelo económico de abajo a arriba, fundamentando en optimizar el potencial económico de un sector incipiente en nuestro país. La puesta en marcha de este Centro permitirá, entre otros aspectos, mejorar la calidad de la oferta formativa ecuestre, así como fomentar desarrollo, innovación, investigación y transferencia de conocimiento en los diferentes aspectos vinculados a la cría y reproducción equina.

Con un presupuesto de dos millones de euros, el proyecto IBIO constituirá un paradigma de cooperación pública. De hecho, permitirá afianzar la colaboración entre el Ministerio de Defensa y el Sector Público Local en el ámbito de la formación ecuestre, que funciona de forma exitosa desde el 2016. Una sinergia que ha permitido comenzar a desarrollar varios programas innovadores en materia de formación, empleo e inclusión social, apoyados en la financiación del Fondo Social Europeo.

Formación ecuestre innovadora

El otro fin principal del Centro de Formación Ecuestre de Cantabria es el impulso de modelos de formación ecuestres innovadores, tanto por su metodología, como por sus contenidos y por su finalidad social.

Este modelo innovador de formación ecuestre integral se enmarca en la Estrategia Regional “Hub Comillas” que pretende impulsar el emprendimiento social innovador con impacto socioeconómico y medioambiental (o de triple balance) en Cantabria como base para alcanzar un verdadero desarrollo territorial inclusivo.

Cabe destacar la formación en competencias digitales, ya que constituyen herramientas básicas para poder aprovechar las oportunidades que ofrece la transformación digital del sector del caballo desde el punto de vista económico, social y ambiental.

Igualmente, se desarrollarán programas formativos especialmente orientados a formar a colectivos en riesgo de exclusión social. Una circunstancia que facilitará su acceso a un programa educativo innovador, con alta demanda en el mercado.

En este sentido, la oferta formativa tendrá un carácter flexible, adaptándose continuamente a las necesidades y demandas formativas de los diferentes sectores profesionales ligados a la industria del caballo, tanto en el ámbito ganadero, como en turístico, en el cultural, deportivo, etc.

Ir arriba