Detenido un exmilitar francés de 46 años por robar con un hacha, bebida y 130 euros

La Guardia Civil de Gijón ha detenido a un hombre de 46 años y nacionalidad francesa como presunto autor de dos robos en Cantabria, uno con violencia en una gasolinera de Treceño (Valdáliga), donde, tras amenazar al dependiente con un hacha, se hizo con bebida y 130 euros. El otro robo lo perpetró en un establecimiento de souvenirs en el municipio de Rionansa, de donde se llevó ropa.

El hacha utilizada para cometer el primer robo fue localizada por los agentes en una inspección ocular de una vivienda de la localidad asturiana de Llanes en la que había entrado a robar. El detenido, exmilitar, ha sido puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Llanes este jueves. Se le considera autor de un total de dos robos con violencia, seis con fuerza y un hurto en La Rioja, Cantabria y Asturias.

El hombre comenzó su periplo delictivo a principios de abril en la localidad de Navarrete (La Rioja), donde cometió un robo con violencia y sustrajo un vehículo con el que se desplazó a Cantabria y después a la zona oriental de Asturias, donde fue localizado y detenido. En todo este trayecto, subsistía sustrayendo bebida, comida y
carburante para el vehículo, ha informado este jueves el instituto armado.

La Guardia Civil localizó este vehículo el pasado 26 de abril en un descampado de acceso de una playa del municipio de Llanes y, ante las sospechas de que pudiera estar relacionado con una serie de robos en viviendas que venían produciéndose en las localidades de Villahormes y Hontoria (Llanes), constataron que llevaba unos días merodeando por la zona y un hombre pernoctaba en su interior.

Según la Guardia Civil, para cometer los robos en las viviendas, rompía luna puerta o ventana algún objeto contundente, sustrayendo desde una bicicleta de montaña, hasta un teléfono móvil o una linterna. Las investigaciones permitieron conectar estos hechos con un robo con violencia cometido en Navarrete horas antes de la sustracción del turismo. Según la denuncia, un hombre de complexión fuerte, calvo y vestido con ropas oscuras, se había apoderado de comida, bebida y unos 500 euros tras amenazar a la cajera de un supermercado con una navaja que ocultaba en su manga derecha. De igual manera, se le pudo vincular con los robos cometidos en Cantabria.

Finalmente, la madrugada del 27 de abril fue localizado y detenido en la localidad de Ovio (Llanes), donde se encontraba durmiendo en el interior del porche de un alojamiento rural al que había entrado forzando una de sus ventanas.

Al detenido se le inacutó la navaja utilizada para amenazar a la empleada del supermercado de La Rioja, además de varios mandos de apertura sustraídos de las viviendas, y una pistola simulada. El resto de efectos sustraídos fueron recuperados, parte en el interior del vehículo en el que viajaba (varias prendas sustraídas en la tienda de souvenirs de Cantabria) y parte escondidos en parajes próximos a los lugares de comisión (una bicicleta de montaña, una cazadora, un llavero y una sudadera).

Artículo anteriorQuince pymes participan en la jornada de SODERCAN sobre Suecia
Artículo siguienteNuevo espacio de encuentro en dos parcelas frente al Teatro Concha Espina