21/06/2024

nada personal, solo información

Keruin Martínez (Izquierda Unida-Podemos): «Si la ciudad es amigable para las personas mayores, lo será para todos»

Izquierda Unida-Podemos cree en la necesidad de un cambio integral de modelo para la ciudad de Santander, para el cual es necesario contar con la opinión y la participación de personas longevas. “Según los datos, un 25% de la población en Santander tiene más de 65 años, y, aproximadamente, el 96% de estas personas viven en sus casas, no en residencias, así que es imposible no contar con ellas al repensar toda nuestra ciudad”, ha opinado el candidato a la Alcaldía, Keruin Martínez.

Como parte de este planteamiento, los representantes de la coalición han iniciado una serie de reuniones con colectivos que llevan años trabajando con las personas mayores, como es el caso de UNATE, La Universidad Permanente, de la que Martínez ha sido docente colaborador durante cuatro cursos. “Fue una experiencia que me ayudó a ver que, en muchas ocasiones, se trata como un problema a personas que realmente son un gran activo social. Necesitamos cambiar esa mirada y ser conscientes cuánto pueden aportar a nuestra ciudad”, ha explicado.

“La idea es que, si la ciudad es amigable para las personas mayores, lo será para todos. Y no hablamos solo de movilidad, sino de accesibilidad a las nuevas tecnologías, a la formación permanente, a la dinamización social o a la participación ciudadana”, ha explicado Martínez. Por otra parte, Charo Quintana, número dos de la coalición, ha añadido que “la longevidad no puede ser una circunstancia que menoscabe la plena ciudadanía ni la dignidad de las personas”. “Hay que romper con estereotipos culturales sobre la vejez y considerar que esta etapa de la vida está integrada por personas con características y condiciones diversas, muchas de las cuales viven un envejecimiento satisfactorio y quieren participar y estar plenamente integrados en la sociedad”, ha recordado Quintana.

El Ayuntamiento debe desarrollar entornos amigables con las personas mayores, avanzar en la accesibilidad en las viviendas, potenciar el envejecimiento activo y desarrollar políticas públicas de cuidado, de participación y de fomento de la autonomía personal. Para llevar a cabo todo esto, la coalición ha coincidido en la importancia de que se utilicen las herramientas ya existentes en el Ayuntamiento, como el Consejo de Mayores, de reciente creación, “y que nos tememos que, si no se controla, se convierta en otro foro sin participación real en el que se vuelvan a tomar decisiones para los mayores, pero sin los mayores”.

También recuerdan el compromiso de elaborar un diagnóstico participativo sobre la situación real de amigabilidad con las personas mayores en la ciudad. “En 2018, el equipo de Gobierno anunció a todo bombo que iban a destinar 40.000 euros para abordar la Fase I, pero no ha vuelto a saberse nada de este proyecto”, ha recordado a su vez Charo Quintana, que ha criticado ese “incumplimiento con un compromiso que busca que las ciudades hagan de su entorno un lugar mejor donde envejecer dignamente y con calidad”.

Varias de las propuestas de la coalición van en esa dirección, proponiendo adaptaciones urbanas y en las viviendas para evitar barreras, pero también el impulso de espacios de socialización, de formación y de desarrollo cultural, “una cuestión que es imprescindible”, así como la promoción de un cambio en la consideración social de las personas mayores. Además, la coalición ha señalado el reto que supone el responder a las necesidades especiales de las personas mayores enfermas, en situación de dependencia o que viven en soledad no deseada, así como a realidades sociales, tales como las de mujeres mayores que sufren violencia machista. Un reto que requiere, por parte del Ayuntamiento, un incremento de recursos humanos y materiales destinado a Servicios Sociales.

Scroll al inicio