UGT impugna el concurso de limpieza de Gema Igual porque faltan más 6 millones en coste de personal

La Federación UGT-Servicios Públicos ha impugnado la licitación y los pliegos del contrato del servicio municipal de la limpieza viaria y la recogida y transporte de residuos urbanos del Ayuntamiento de Santander porque los costes del personal se han calculado con el antiguo convenio colectivo ya caducado de Ascán-Geaser (2017-2021) y no con el que está en vigor.

Según aclara el recurso interpuesto por UGT, sindicato mayoritario en el consistorio santanderino, el propio documento de licitación precisa que “el convenio colectivo en vigor es otro distinto, el de la empresa Prezero España”, lo que implicaría en caso de salir adelante “una infracción legal” y una “manifiesta insuficiencia en cuanto a los costes de personal” si se compara el convenio erróneamente utilizado y el actual.

El sindicato considera que las consecuencias de este cálculo de los costes laborales de acuerdo al antiguo convenio de Ascán-Geaser “son lesivas para los derechos de los trabajadores adscritos a la prestación del servicio, a los cuales UGT legítimamente representa”.

Es más, UGT, que impugna el proceso de licitación de las basuras y la limpieza viaria municipal santanderina ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) por no contar Cantabria con un organismo competente propio, aclara que tal y como está calculado el coste laboral del personal generaría un déficit de 6.186.863 euros en los tres primeros años de ejecución si se compara con el convenio colectivo vigente.

La estimación del sindicato implicaría una insuficiencia presupuestaria de 1.165.776 euros en 2024, de 2.210.696 euros en 2025 y de 2.810.391 euros en 2026, según se detalla en el recurso interpuesto al TACRC. (Suma total: 6.186.863 euros).

Por ello, el recurso de la Federación de UGT-Servicios Públicos argumenta que la licitación y los pliegos planteados por el consistorio santanderino “pone en riesgo el adecuado cumplimiento de las obligaciones de la empresa que resulte adjudicataria porque el presupuesto base de licitación y el precio del contrato no se ajustan a la realidad”.

Impugnación de todo el proceso

Aunque el sindicato matiza que recurre y solicita la suspensión cautelar del proceso de licitación exclusivamente en las cláusulas sobre el coste del personal “para evitar un claro perjuicio a todas las personas trabajadoras afectadas”, también deja constancia que su impugnación “afecta a la licitación del contrato en su conjunto”.

En este sentido, UGT explica que, “al tenerse que aumentar forzosamente los costes del personal para ajustarlos al convenio colectivo vigente, se altera de por sí el presupuesto base de licitación y el precio del contrato porque se trata de la mayor partida económica de los costes”.

Scroll al inicio