Margarita Rojo (Medio Ambiente): «La información facilitada por UGT es sesgada»

La concejala de Medio Ambiente Margarita Rojo ha asegurado este viernes que el nuevo contrato del servicio de recogida y transporte de residuos urbanos y limpieza viaria, en licitación por 22,7 millones de euros y un plazo máximo de 10 años sin posibilidad de prórroga, incluye la revisión de precios, el mantenimiento de los puestos de trabajo y el cumplimiento obligado de los sucesivos convenios colectivos.

De este modo se ha manifestado después de que la Federación UGT-Servicios Públicos -con una representación del 15% dentro del comité de empresa de la actual concesionaria, la empresa PreZero- haya impugnado la licitación y los pliegos, y ha avanzado que el Ayuntamiento trabaja para dar respuesta, que se remitirá a lo largo de los próximos días.

Rojo ha lamentado que la información facilitada por UGT es “sesgada” y tiene el objetivo, ha dicho, de intentar sembrar dudas. “Conocen que los convenios aprobados y vigentes, son de obligado cumplimiento y así deberá asumirlo la empresa adjudicataria”.

“El convenio actual tiene vigencia hasta 2024 y posteriormente se negociarán otros que deberán respetarse. Nada de esto invalida el contrato”, ha remarcado la edil, y asegura que UGT sabe que los salarios están garantizados por convenio.

Igualmente, ha aclarado que el presupuesto base de licitación es una aproximación y se calcula con los datos de los que dispone la administración en el momento de los actos preparatorios del contrato, y ha reiterado que es suficiente para cubrir todos los costes. La responsable de Medio Ambiente ha incidido en las mejoras en el servicio, entre las que se encuentran que todos los medios materiales serán de nueva fabricación y la subrogación de toda la plantilla, dado que no se permite ninguna amortización de puestos.

“Nuestro objetivo es lograr los más altos estándares de calidad en la limpieza de Santander y por eso hemos elaborado unos pliegos muy detallados, con un estricto control a la empresa adjudicataria y multas tipificadas de leves, graves y muy graves que pueden llevar a la rescisión del contrato”, ha añadido.

Mejoras en el servicio

Como ha recordado, los pliegos establecen el aumento de los volúmenes de contenerización, de forma que los vecinos tendrán más espacio para la recogida de residuos y las recogidas serán separadas según la nueva Ley de Residuos cuyas novedades se han incorporado en su totalidad al documento.

Asimismo, se incrementa la frecuencia mínima a días alternos en papel-cartón, envases y residuos de envases y también se mejora la atención ciudadana con la puesta en marcha de redes sociales y la apertura de una oficina de forma presencial de lunes a viernes en horario de mañana y tarde atendida por personal cualificado que responda a las incidencias/ quejas y sugerencias de los vecinos, debiendo incorporarse a la plataforma de gestión, y, para aquellas cuestiones que no se puedan responder en el momento se establece un plazo no superior a 48 horas.

En limpieza viaria se deberán realizar planes de choque el primer año para limpiar las pintadas en fachadas, vías públicas, mobiliario urbano, aparcamientos, etc; así como la retirada de carteles y pancartas y limpieza intensiva de pavimentos (chicles, incrustaciones en baldosas, etc.).

Y, también como novedad, se exigen medidas de formación y sensibilización dirigidas a la población en relación con la prevención de residuos y su peligrosidad, la reutilización, la recogida separada, la preparación para la reutilización y el reciclado, las consecuencias de la gestión indebida de los residuos y del abandono de basura dispersa y la limpieza viaria.

Todas estas mejoras -que llevan incorporadas inversiones de 1,8 millones de euros el primer año-, se adaptarán a la evolución de la trama urbana del municipio, por lo que los licitadores deben prever en su oferta la evolución de la ciudad a 10 años, de forma que se garantice una prestación global con altos niveles de calidad independientemente del año de vida en el que se encuentre el contrato y la evolución que pueda o no experimentar la ciudad.

Las inversiones contempladas el primer año afectan a la recogida neumática, con una puesta a punto estimada en 500.000 euros y la obligación del mantenimiento integral a cargo de una empresa tecnológica; la recogida soterrada, por 920.000 euros; la reposición de papeleras, por 100.000 euros; y los tres planes de choque de pintadas, pavimentos y retirada de carteles, por 280.000 euros.

Scroll al inicio