Cantabria comienza a abonar las ayudas directas de 5 millones de euros al sector cárnico

El Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, comenzará a abonar a partir de hoy las ayudas directas que de manera excepcional se han otorgado este año al sector ganadero para compensar las dificultades económicas del conflicto bélico en Ucrania en determinados sectores agrarios.

Se trata de una ayuda, por un importe total de 5.058.088 euros, financiada con fondos de la Unión Europea y de los Presupuestos Generales del Estado, cuya tramitación, resolución, justificación, pago y control ha correspondido al Ejecutivo autonómico, a través de la Consejería de Desarrollo Rural.

El número de beneficiarios en Cantabria ha sido de 3.291 titulares de explotaciones ganaderas con ganado de vaca nodriza (3.094); ovino y caprino (152); vacuno de cebo (39), y cunícola (3).

El reparto de estos fondos, que han sido distribuidos por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) a los organismos pagadores de las comunidades autónomas, se ha realizado teniendo en cuenta el incremento de costes y el deterioro de márgenes; la dificultad de trasladar el incremento de costes en la cadena; el efecto de las perturbaciones de los flujos comerciales que ocasiona el conflicto bélico y las dificultades de adaptación a las nuevas circunstancias derivadas de su ciclo productivo y su valor ambiental y generador de empleo en el medio rural.

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha destacado la importancia de conceder estas ayudas al sector ganadero, que, en su opinión, “se han visto gravemente afectados por las perturbaciones que la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha provocado en el mercado”.

“El conflicto bélico en Ucrania no ha hecho sino agravar la situación que ya atravesaban a lo largo de los últimos meses, caracterizada por un incremento sostenido de los costes de producción derivados del aumento de los precios de las materias primas para alimentación animal y de los precios de la energía y de los combustibles”, ha subrayado Blanco, quien ha recordado que el incremento de los piensos desde el inicio de la guerra superan el 20% en la mayoría de los casos, lo que se suma, ha dicho, a los incrementos de precios acumulados respecto al año pasado, que pueden incluso superar el 50% o el 75% si se compara con los precios de 2021 o de 2020, respectivamente, sucediendo algo similar con el incremento del coste del gasoil, la electricidad y los fitosanitarios.

Estas ayudas se suman al paquete extraordinario de ayudas que la Consejería de Desarrollo Rural ha destinado al sector y que ascienden a más de 10,5 millones, entre esta línea destinada al sector cárnico (1,2 millones); las ayudas para los productores de leche (3 millones); el incremento hasta los 2,6 millones de la cuantía de las ayudas destinadas a explotaciones ganaderas situadas en zonas con limitaciones específicas, un decreto de concesión directa para el sector pesquero de 1 millón de euros, y una nueva convocatoria de ayudas, pendiente de ser publicada, orientada a promover el bienestar animal en las explotaciones ganaderas, dotadas con una partida de 3,7 millones, para que puedan beneficiarse tanto los productores de leche como las de carne con el fin de compensar las pérdidas que la convergencia de las ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC) había tenido en los productores de Cantabria y otro tipo de pérdidas.

El consejero ha agradecido el apoyo mostrado con estas ayudas por parte del Ministerio y ha destacado el esfuerzo realizado por su departamento para poner en marcha un paquete de ayudas “necesarias” para paliar las serias dificultades a las que se viene enfrentando el sector ganadero de la región en estos últimos meses, con una importante subida de los piensos para los ganados y otros insumos, “básicos para el desarrollo del sector ganadero de Cantabria”, así como un considerable incremento de los costes de producción, de la factura eléctrica y de los hidrocarburos.

“Ninguna familia del medio rural de Cantabria ha de quedarse atrás”, ha asegurado Blanco, quien también ha puesto en valor el esfuerzo que va a realizar el año que viene el Gobierno de Cantabria para tratar de mantener la intensidad de las ayudas que han venido recibiendo los productores cántabros del segundo pilar de la PAC, “tratando de compensar así con fondos propios lo que puedan dejar de percibir por otras vías”.

“Es necesario actuar con rapidez y determinación con medidas que puedan contribuir a paliar esta grave situación”, ha reclamado el consejero cántabro Guillermo Blanco, quien ha recordado que el sector primario de Cantabria se ha visto “muy perjudicado” desde que el año pasado comenzaron a subir de manera constante los costes de producción y la correspondiente subida de los precios de venta de sus productos no ha sido suficiente para un sector, el de la Cornisa Cantábrica, con unas características peculiares y un importante número de explotaciones ganaderas, fundamentalmente de vacuno, de carácter familiar y vinculadas al territorio, con una dimensión reducida y fuertemente condicionada por la orografía de la zona.

Finalmente, ha agradecido el esfuerzo y la celeridad del personal de la Consejería para abonar este tipo de ayudas con las que, en su opinión, “los ganaderos cántabros podrán afrontar en mejores condiciones las duras adversidades a las que se enfrenta el sector en la actual coyuntura”.

Últimas Noticias

Ir arriba