15/07/2024

nada personal, solo información

«El rompeolas del Chiqui sigue sin ver la luz”, afirma el PRC de Santander

El grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander quiere conocer el estado de tramitación en el que se encuentra la construcción del rompeolas en El Sardinero, tras sufrir el proyecto inicial un modificado a finales de 2021 al considerarse en una nueva simulación que los espigones proyectados no serían suficientemente eficaces.

Es por ello que el PRC ha registrado en el Senado una batería de preguntas para conocer los motivos por los que se sigue postergando una actuación imprescindible para el mantenimiento de la Segunda playa del Sardinero y la seguridad de su paseo. El senador, José Miguel Fernández Viadero, preguntará si este nuevo proyecto deberá superar toda la tramitación administrativa y medioambiental que ya superó el anterior y los plazos que se marcan la Demarcación de Costas y el MITECO para tener licitada y ejecutada la construcción de los rompeolas proyectados. Asimismo, preguntará si el Ayuntamiento de Santander se ha interesado por este proyecto solicitando la agilización de su ejecución.

Precisamente en septiembre de 2020 los regionalistas de Santander llevaron al pleno municipal que se retomasen los contactos con la Demarcación de Costas para llevar a cabo las actuaciones que diesen una «estabilización» al arenal del Sardinero a través del rompeolas. Una propuesta que fue aceptada por la cámara como «la mejor opción» para recuperar este proyecto, sobre el que hace ya unos años se llegó a un acuerdo para que Costas lo construyera, con el fin de frenar el ímpetu del mar y, con ello, conseguir la rotura de la ola y dar mayor estabilidad al arenal.

El portavoz del PRC, José María Fuentes Pila, insiste en que es «prioritario y urgente» retomar esta actuación con el fin de «frenar” el deterioro del arenal y con ello, los destrozos en los elementos urbanos y naturales de la zona con los temporales
Recuerda que esta red de miradores fue la alternativa seleccionada que suponía la inserción de unos rompeolas que alcanzarían los 3,25 metros de altura -cota de paseo- y se añadirían como plazoletas insertadas a lo largo del paseo. Dicha obra fue incluso sometida a información pública por la Demarcación de Costas en Cantabria en 2017, habiendo emitido la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, un Informe de Impacto Ambiental que daba luz verde a su construcción.

Tras casi dos décadas desde que se destruyeran los rompeolas triangulares de la Avenida García Lago, que limitaban la fuerza de entrada del mar en el extremo de la playa del Sardinero por motivo la construcción del emisario de tormentas, se han producido efectos desastrosos en una de las playas más emblemáticas de nuestra ciudad que hoy se muestra descarnada por la fuerza del mar. “Una violencia que supone además un peligro aún mayor cuando los temporales hacen que el mar entre libremente en tierra inundando parte del Sardinero y generando una tremenda incertidumbre a los santanderinos”, concluyó.

Scroll al inicio