21/06/2024

nada personal, solo información

Palacio de Festivales: Danza con Les Ballets de Monte-Carlo y ‘Cenicienta’, sábado 1 de junio, sala Argenta, 19.30 h.

Sábado, día 1 de junio, es el turno de la danza y de ‘Cenicienta’, que llega esta vez al Palacio de Festivales de la mano de Les Ballets de Monte-Carlo, bajo la dirección de Jean-Christophe Maillot.  La obra, además de una reflexión sobre el duelo, es una versión divertida e incisiva de una sociedad repleta de artificios, en la que la búsqueda del placer despoja a sus habitantes de cualquier sentido de la realidad.

Sábado 1 de junio. Sala Argenta. 19:30 h / Danza / Les Ballets de Monte-Carlo / ‘Cenicienta’ / Jean-Christophe Maillot director

Coreografía: Jean-Christophe Maillot / Música: Sergei Prokofiev / Escenografía: Ernest Pignon-Ernest
Vestuario: Jérôme Kaplan / Iluminación: Dominique Drillot / Estreno el 3 de abril 1999, Opera de Monte-Carlo / Duración acto I (43 min). Descanso. Acto II (30 min). Pausa. Acto III (22 min)

Jean-Christophe Maillot ofrece una meditación conmovedora sobre la forma en que las personas que desaparecen dan forma al futuro de los que quedan atrás. Tan pronto como las cortinas se separan, Cenicienta aparece, sosteniendo el vestido blanco de su difunta madre en sus manos. Esto encarna la complejidad del duelo. En esta nueva familia, está prohibido vivir en el pasado. Lo que una vez fue se ha convertido en tabú bajo la influencia de la madrastra y sus dos hijas.

A través de estos tres personajes, la coreógrafa da nueva vida al mito de la madrastra y sus feas hijas. Esta no es una mujer mojigata, agria o malhumorada y tampoco sus hijas son feas o estúpidas. Las tres mujeres de esta nueva familia son poderosamente eróticas y usan su encanto para obtener lo que quieren. Jean-Christophe Maillot ha creado otro personaje principal: el Hada, un recordatorio radiante o reencarnación mágica de la madre de Cenicienta. Gracias al Hada, Cenicienta se libera de las trampas del mundo artificial en el que la encontramos por primera vez.

Además de una reflexión sobre el duelo, ‘Cenicienta’ es una versión divertida e incisiva de una sociedad repleta de artificios, donde la búsqueda del placer despoja a sus habitantes de cualquier sentido de la realidad. Distracción frenética, ociosidad y aburrimiento. En contraste con esto, ‘Cenicienta’ es la simplicidad encarnada. Su pie descalzo se convierte en un símbolo del ballet.

Scroll al inicio