16/06/2024

nada personal, solo información

«Ministra con un corazón frío, nunca le perdonaré el daño que ha hecho a esta región»

ELECCIONES AL PARLAMENTO EUROPEO DEL 9 DE JUNIO

El diputado del Partido Regionalista de Cantabria, Guillermo Blanco, tiene claro a quién no dará su voto en las Elecciones al Parlamento Europeo del 9 de junio de 2024. En ese sentido quien no tendrá la confianza del diputado regionalista es la ministra madrileña Teresa Ribera. Nacida en Madrid hace 54 años es la candidata en las elecciones europeas del 9 de junio como cabeza de lista por el PSOE. Solo dos mujeres lo han sido antes con las siglas socialistas: Rosa Díez en 1999 y Elena Valenciano en 2014. Vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico en el equipo de Pedro Sánchez, tanto en Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León ha vivido de cerca los daños que han sufrido los ganaderos por el lobo.

En una entrevista en Cantabria Televisión, Guillermo Blanco, manifiesta que «a Teresa Ribera no lo voy a votar. Cuando me enteré en el mes de abril que iba a ser la candidata entré en una contradicción. Por una parte, ella salía del Ministerio que tanto daño le ha hecho al medio rural de nuestra región y, por otro lado, va a ir a Europa. Y puede influir en políticas», al tiempo que añadió que «espero que desde allí no nos haga tanto daño a los cántabros«.

«Desde luego no la voy a apoyar. De mi larga trayectoria en política, una de las mayores frustraciones de las personas que he conocido -porque estamos al servicio de los ciudadanos-, una de las mayores frustraciones ha sido conocer la frialdad y la poca empatía de una ministra como Teresa Ribera. Desoyó el lamento de este consejero en nombre de los ganaderos de Cantabria y desoyó el sufrimiento de los ganaderos de esta región. Nunca se lo perdonaré«, afirma el diputado regionalista.

«He estado con las manos suplicando para que atendiera al sector primario, que escuchara a los técnicos de la consejería, ha desatendido muchos informes de gente conocedora de la situación, decenas de whatsapps -tengo su número de teléfono-, whatsapps con imágenes de animales devorados por los lobos, con testimonios de ganaderos, pero que no tuvieron nunca respuesta», y para concluir matiza que «conocedora de lo que ocurría en Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León, pero con un corazón frío«.  «Hay que ponerse en la piel de un ganadero que no cría a sus animales como un producto más», concluye Guillermo Blanco (PRC) quien deja claro que «en Cantabria no queremos que desparezca el lobo, pero tenemos que controlarlo».

Scroll al inicio