21/04/2024

nada personal, solo información

El túnel de la Engaña atascó la unión de Santander con Valencia

Este túnel de casi 7 km de longitud, permanece abandonado desde su construcción con motivo del proyectado e inacabado ferrocarril Santander-Mediterráneo. Comunica Yera (Vega de Pas) con la zona de Valdeporres (Burgos), y su travesía constituye una pequeña aventura que realizan muchos excursionistas, complementándose con los magníficos paisajes que enmarcan la zona. La entrada desde Cantabria se encuentra en la abandonada estación de Yera, situada a unos 7 km de Vega de Pas, y la salida, ya en Burgos, se ubica a 4 km de Pedrosa.

Historia del Ferrocarril Santander Mediterráneo

El ferrocarril Santander-Mediterráneo tiene su origen en la reacción contra la política tarifaria desarrollada por la Compañía del Norte al hacerse cargo de la línea Alar-Santander, por esta razón surge en Cantabria el deseo de una nueva línea de acceso a la meseta, que uniera directamente el puerto de Santander con Burgos y Madrid. A esta nueva línea se la denomina Ferrocarril del meridiano porque las diversas poblaciones por las que se traza su recorrido están aproximadamente en el meridiano de Madrid. Se declaró la obra de utilidad pública pero se le negó la ayuda estatal, lo que hizo que tras la experiencia de la construcción del eje Alar-Santander se abandonara la idea.
Años más tarde la antigua idea de unir Santander con Burgos-Madrid fue reemplazada por otra más modesta: Unir Santander y Burgos aprovechando el tramo de ferrocarril de vía estrecha Santander- Ontaneda (1898) y enlazarlo con la línea Calatayud-Teruel-Sagunto-Valencia.
Con la Ley de FFCC Estratégicos y Secundarios de 1908 se contempló que fueran las provincias afectadas las que redactarán el proyecto y por parte del Ministerio de la Guerra se solicitó el ancho normal (1,67 m). El 12 de septiembre de 1924 se otorgó por parte del Estado el carácter de FFCC estratégico y las Diputaciones de Burgos, Soria, Zaragoza y Santander cedieron sus derechos a la sociedad anónima  de capital inglés “Santander-Mediterráneo” que comenzó la ejecución de la obras en todas las provincias pero prorrogando la unión de Santander y Burgos a su paso por la cordillera cantábrica.
Se empezó a observar la anomalía de unir 415 km de vía ancha desde Valencia con FFCC de vía estrecha de Ontaneda (Santander) y así el Estado se reservó el derecho de estudiar un nuevo trazado. Se planteó en toda su amplitud la cuestión del paso de la divisoria y entre 1924 y 1934 se estudian un conjunto de alternativas, decidiéndose finalmente en enero de 1934 por el proyecto de Luis Rodríguez Arango y Miguel Escudero, llamada alternativamente “Arango-Escudero”, que atravesaba la cordillera cantábrica por el río Engaña al Valle del Pas y posteriormente al Valle del Pisueña para acabar en Santander.

Tramo de FFCC en Cantabria

La alternativa “Arango-Escudero” unía la línea ya construida por la compañía “Santander-Mediterráneo” desde Santelices (Valle de Soscueva-Burgos) y Santander. En Santelices a 3 km de Cidad, se desvía la línea pasando el río Nela por un viaducto en curva de 10 arcos, subiendo río arriba por el valle del río Engaña y atravesar la cordillera cantábrica por el túnel de 6.976 m (Túnel La Engaña) y salir al Valle del Pas pasando por sus pequeños valles (Aján, Yera, Pandillo, Rucabao); atravesar después la divisoria entre el valle del Pas y el Pisueña por un túnel de 2 km (La Braguía) y pasando por las localidades de Selaya, Villacarriedo, San Martín, Sarón llegar finalmente a Santander.
El proyecto se dividió en 10 tramos empezando las obras en parte de ellos: Santander-Sarón y Santelices-La Engaña-Yera. Se construyeron cuatro estaciones: Boo de Guarnizo, Yera, La Engaña y Santelices; y se calaron seis túneles: Obregón, Morrito, Morro, Empeñadiro, Mayoral y La Engaña, considerado el túnel de base de 7 km de longitud y el más largo de España al día de hoy.
La alternativa Arango-Escudero se empezó a construir inmediatamente acabada la guerra civil española con la utilización de presos políticos en un principio y después con empresas privadas (ABC y PORTOLES). Se tardaron en realizar las obras veinte años con medios humanos en su mayor parte y muy poca maquinaria, paralizándose las obras en 1959 nada más inaugurarse el túnel de la Engaña. Desde esa fecha a nuestros días, la desidia, el abandono y el pillaje han deteriorado considerablemente una gran obra civil y arquitectónica que era modelo en los años en que construyó.
Scroll al inicio