Bezana retoma con la Confederación Hidrográfica la rehabilitación del Molino de El Ronzón

Está prevista la retirada de la vegetación que cubre la estructura

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana remitió el pasado mes de diciembre a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico el proyecto de rehabilitación del Molino de El Ronzón, ubicado en Sancibrián, que este mismo organismo rechazó en 2014 “con el fin de que lo reconsidere”. Es lo que ha manifestado el concejal de Cultura y Patrimonio, Javier Ruiz, después de que Hispania Nostra haya incluido este bien de interés patrimonial catalogado por el Ayuntamiento dentro de su ‘Lista Roja’. Una decisión “comprensible”, en palabras del edil, después de que “tras el rechazo a acometer este proyecto por parte de la Confederación, ninguna corporación municipal haya movido un dedo de cara a conservar el molino”.

“Por este motivo, y nada más llegar al Ayuntamiento, desde las Concejalías de Patrimonio y Turismo decidimos comenzar a estudiar cuál era la mejor manera de volver sobre este tema”, ha sostenido Ruiz quien, junto a la responsable del área de Turismo, Manuela Bolado, acordó finalmente “retomar” el proyecto presentado en 2013 por el Consistorio. “Es lo que pondremos sobre la mesa ante la Confederación, un organismo con el que, en diciembre de 2023, agendamos una reunión a finales de este mes de enero”, ha avanzado el concejal de Patrimonio, ya que “se trata de un plan de actuación perfectamente válido”, mediante el que “evitamos incurrir en un gasto innecesario encargando un nuevo documento”.

El proyecto, que contempla una inversión aproximada de 110.000 euros, fue rechazado en 2014 por la Confederación “aduciendo que la estructura carecía de concesión administrativa para el aprovechamiento de las aguas”, y que la estructura “ocupaba el dominio público hidráulico, afectando a las corrientes en el caso de producirse avenidas extraordinarias”. “Una negativa que el Servicio Técnico Municipal consideró entonces inadecuada y absolutamente desproporcionada”, ha explicado Javier Ruiz, quien visitó la zona el pasado 4 de enero, junto al encargado del mantenimiento de Parques y Jardines, para establecer un protocolo de retirada de la vegetación que cubre la estructura.

“Por primera vez desde que en 1920 se abandonara a su suerte, en breve daremos comienzo a la limpieza a fondo de la vegetación que recubre el molino”, ha señalado el concejal, quien ha precisado que para llevar a cabo esta actuación “no es necesaria la autorización de la Confederación”. “Contamos desde principios de año con un presupuesto para acometer esta delicada intervención, que se va a realizar en diferentes fases para que el molino no se venga abajo”, ha especificado Javier Ruiz, debido a que la vegetación “se encuentra enraizada entre las piedras y no puede ser arrancada”, al igual que “un plumero cercano que amenaza la estructura”.

“Ahora hay que proceder a recortar la vegetación y, a continuación, secarla a lo largo de tres meses, cubriéndola con lonas”, ha indicado el edil, quien ha aseverado que tanto desde la Concejalía de Patrimonio como desde la de Turismo “estamos desarrollando una serie de acciones para poner en valor el patrimonio material y etnográfico” de la red de molinos en el cauce del Arroyo Otero de Santa Cruz de Bezana, para lo que “resulta imprescindible”, ha dicho, “acometer la consolidación y rehabilitación de los restos”. “El Molino del Ronzón, al igual que el de San Juan de la Canal, en la desembocadura del Arroyo Otero, son bienes patrimoniales catalogados, por lo que esperamos que, diez años después, la Confederación reconsidere su postura y dé luz verde al proyecto”, ha concluido.

Scroll al inicio