Alfonso del Amo-Benaite: «Nunca pasa nada II»

«Al Purriegato se le ocurrió construir uno -aeropuerto- para aviones de lucha contra incendios, el cual construyeron, gastaron el dinero y nunca más utilizaron»

En Diciembre de este fenecido 2023 publiqué el artículo «Nunca pasa nada», estaba dedicado a diferentes tropelías cometidas por los actores de Rex pública y el muy escaso reproche social que habían sufrido los protagonistas de las mismas.

Afortunadamente tengo un nutrido elenco de activos lectores que comentan cada artículo que publico, manifestando acuerdo o desacuerdo, puntualizando, aportando datos, etc …  uno de estos lectores, querido amigo a quien respeto intelectualmente, me decía que además de los actos de cariz político que señalaba en el mencionado artículo, faltaban datos sobre las gansadas cometidas en el ámbito de la obra pública, esa que nos ha costado una pasta a los contribuyentes y que sin embargo han tenido unos retornos ignotos.

Lo cierto y verdad es que henos visto de todo: en Cantabria se construye una depuradora, Vuelta Ostrera se llama, que después de construida y en funcionamiento ha tenido una sentencia ordenando su demolición y nueva construcción a poca distancia de la condenada al derribo sin que aquí pase nada, aunque la inversión el dinero de la gente se ponga en solfa.

Que Cantabria ocupa un lugar destacado en el ranking de melonadas no ofrece ninguna duda y en donde Comillas seria una de las más destacadas ocurrencias perpetradas por el Purriegato, aquí se ha inyectado una soberana cantidad de dinero sin que apareciesen los millones de chinos prometidos, aquellos que iban a colmatar hoteles, cantinas y pastelerías. Algo más que melonadas, más cercano a lo delictuoso, fue el feo asunto de la fábrica de fibroyeso, un auténtico monumento al oprobio en donde no ha pasado nada y ahí en el solar elegido han quedado los dineros de los contribuyentes cántabros.

Aunque de las pérdidas económicas no se han conocido los datos exactos , los cántabros han reaccionado parcialmente retirando de la circulación al chamarilero político responsable de estos y otros muy sonado kilombos.

En el terreno de utilización inadecuada con el dinero de la gente una de las más ofensivas actuaciones tiene como protagonismo territorial a Cantabria y ejecutores a los responsables de ADIF que proyectaron modelos de trenes que no entraban en los túneles ; aquí se puso en marcha un laberinto administrativo con los aparatichs maniobrando para que con un cese menor el asunto quedase zanjado, aunque el fino intelectual que pastorea el Ministerio declarase con toda soltura que no hay ningún tren diseñado que no quepa en los túneles. Juego de palabras …

Otra cuestión no baladí, la que llamaremos «Ruta de los aeropuertos fantasma» podemos iniciarla por Campoo en donde al Purriegato se le ocurrió construir uno para aviones de lucha contra incendios, el cual construyeron, gastaron el dinero y nunca más utilizaron. Ahí quedó, para los aficionados a las motocicletas que realizan habitualmente carreras ilegales.

De aeropuertos podemos ampliar el catálogo con los construidos en Ciudad Real, Huesca o Castellón, con todas las dotaciones técnicas pertinentes pero sin actividad alguna, sin aviones, sin pasajeros …

Son estos algunos casos en los que el dinero de los contribuyentes se ha dilapidado como. si no fuera de nadie, también dinero perdido de verdad encontramos en el Fondo Estatal de Inversión Local, el conocido con PLAN E de Zapatero, supuso según informe oficial del Tribunal de Cuentas unas pérdidas globales de 7.836 millones euros. Datos sonrojantes, indiciarios de lo ocurrido en una España en donde políticos manirrotos e irrespetuosos con el dinero de la gente se han creído poco menos que impunes, aunque eso si, por culpa de la gente, que nunca ha hecho pagar en serio a los responsables de estos y otros muchos desafueros.

Autor: Alfonso del Amo-Benaite. Consultor de Mercados & Marketing.

Scroll al inicio