Laredo implantará el quinto contenedor con una subvención de 233.654 euros del Gobierno de Cantabria

Laredo implantará el quinto contenedor o contenedor marrón gracias a una subvención de 233.654 euros del Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente. Una iniciativa que, para el alcalde de Laredo, Miguel González, tendrá “un impacto significativo en la preservación del medioambiente”. Asimismo, González ha asegurado que el contenedor marrón representa “un paso adelante crucial para avanzar hacia un modelo de gestión de residuos más sostenible”.

En total, el Ejecutivo regional destinará 1.327.618 euros en ayudas procedentes de los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) a diez municipios para la implantación de dicho contenedor, el destinado a biorresiduos o residuos orgánicos, que representan alrededor del 40% de los residuos totales generados en España.

Además de la villa pejina, las ayudas también se han concedido a los ayuntamientos de Camargo (28.507 euros), Santa Cruz de Bezana (200.970 euros), Torrelavega (365.595 euros) y los que integran la Mancomunidad de El Brusco (498.890 euros): Argoños, Arnuero, Bareyo, Escalante, Liérganes y Ribamontán al Monte, ha informado en un comunicado el Gobierno regional.

A través de ellas se pretende implantar, ampliar o mejorar la recogida separada de biorresiduos destinados a instalaciones específicas de tratamiento biológico, de recogida de aceite usado de cocina o recogida diferenciada de textil en aquellos municipios que tengan asumida la recogida, es decir, todos aquellos en los que la recogida no corre a cargo de la empresa pública MARE.

El consejero del ramo, Roberto Media (PP), ha explicado que la implantación del quinto contenedor servirá para reciclar los biorrresiduos o basura orgánica generada en la cocina o en el jardín de los hogares cántabros. De esa manera se busca «aumentar la recogida selectiva de esos residuos orgánicos y tratarla de forma adecuada para evitar su impacto en el entorno».

Tras poner en marcha una experiencia piloto en once municipios de la región con la instalación de 400 contenedores adaptados y adaptar la estación de transferencia del Centro de Recuperación y Reciclaje de El Mazo en Torrelavega, el Gobierno de Cantabria ha convocado estas ayudas para que los ayuntamientos de la región faciliten a sus vecinos el reciclado de los biorresiduos domésticos, además de reducir la cantidad de materia orgánica que llega a los vertederos.

También pretende contribuir a separar de manera correcta los residuos para ahorrar costes en el servicio; disminuir las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero implicados en el cambio climático; evitar la contaminación de suelos, cauces y acuíferos, y facilitar la producción de energía renovable y compost.

«Uno de los principales beneficios de la separación de residuos en Cantabria es el cambio hacia un sistema de economía circular en el que no se generan desechos, sino nuevos recursos aprovechables en lugar de residuos que terminen en el vertedero», ha subrayado Media, quien ha asegurado que su departamento está trabajando para adaptar TIR Cantabria, el complejo ambiental de residuos de Meruelo, a las exigencias normativas de la recogida del quinto contenedor con el fin de implantar «a la mayor brevedad posible» este nuevo sistema de gestión de residuos en Cantabria.

El titular de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria ha reafirmado el compromiso del Ejecutivo autonómico de mejorar el sistema de recogida selectiva mediante la implantación del quinto contenedor con un criterio de «máxima cercanía» a los vecinos y el incremento del porcentaje de recogida selectiva.

Scroll al inicio