Industria concede ayudas por un importe de 212.900 euros a 30 pymes

La Consejería de Industria, Empleo, Innovación y Comercio del Gobierno de Cantabria ha concedido ayudas por un importe de 212.900 euros a 30 pymes de la región en el marco de la convocatoria ‘Cheques de Innovación’.  El consejero de Industria, Eduardo Arasti, ha explicado que se trata de subvenciones destinadas a financiar proyectos de I+D e innovación, preferentemente pilotos industriales en el marco de la trasformación industrial, a través de la implementación de la innovación y la transferencia de conocimiento científico y tecnológico como valor añadido y como instrumento para el incremento de la productividad.

En esta convocatoria se han subvencionado inversiones realizadas entre el 1 de septiembre de 2022 y el 31 de agosto de 2023.  Estas subvenciones tienen como objetivo incrementar la inversión inducida en innovación, transferencia tecnológica y emprendimiento industrial del sector privado de Cantabria, pero a diferencia de las convocatorias destinadas a grandes proyectos en I+D y transformación industrial que se contemplan en las ayudas Innova e Industria 4.0, las de Cheques de Innovación se dirigen a fomentar la innovación de las pymes y autónomos de la región.   Arasti ha subrayado que la innovación es «el motor del progreso» y ha destacado que Cantabria debe situarse en la posición que por capacidades y potencialidades debe ocupar. «Es ahí donde queremos centrar nuestro esfuerzo en materia de políticas de I+D+i», ha señalado.

LÍNEAS DE ACTUACIÓN SUBVENCIONABLES

Los tipos de actuación subvencionables en la convocatoria de ‘Cheques de Innovación’ se refieren a planes industriales; asistencia I+D+i; financiación de I+D+i; patentes, protección de la propiedad intelectual y normalización y, finalmente, procesos eficientes.

Los planes tecnológicos abordan la subvención de diagnósticos y planes-auditorías tecnológicas, modelos de eco-innovación y eco-diseño y nuevos modelos de negocio vinculados a la industria 4.0.   Los planes industriales contemplan la aplicación de tecnologías facilitadoras vinculadas a la industria 4.0 (Big data, fabricación aditiva, ciberseguridad, cloud computing, robótica, realidad aumentada…).

También incluyen pruebas de concepto, tests, y validación experimental de prototipos de nuevos productos o servicios, procesos piloto o nuevos métodos y materiales, así como rediseño o generación de nuevos productos o servicios innovadores, transformación o reingeniería de procesos de fabricación, actividades de diseño industrial, ingeniería y puesta a punto de nuevos sistemas de producción y finalmente aplicación de las TIC a la eficiencia energética, logística, comercio electrónica, apertura de canales y contenidos avanzados y desarrollo o integración de nuevos softwares vinculados a la implantación de innovaciones tecnológicas.

Con respecto a la asistencia de I+D+i. se subvencionan estudios de vigilancia tecnológica vinculados a nuevos procesos, nuevos métodos o materiales, y nuevos productos; estudios de mercado vinculados a nuevos productos o nuevos servicios y el asesoramiento legal de acuerdos de transferencia tecnológica.   Otra de las actuaciones subvencionables es la financiación de la I+D+i que incluye la consultoría y asesoría en captación de capital y financiación, la asistencia a la presentación de convocatorias regionales, nacionales e internacionales y la consultoría para la elaboración de informe técnico para incentivos fiscales y bonificaciones por actividades de I+D+i.

Las ayudas relacionadas con patentes, protección de la propiedad intelectual y normalización incluyen la gestión y solicitud de patentes, modelos de utilidad, u otros modelos de protección de la propiedad intelectual, así como los sistemas de familia normas UNE 166000.    Finalmente, la actuación de procesos eficientes atiende a métodos y herramientas de gestión avanzada, técnicas y herramientas LEAN, círculos de calidad, mini-fábricas, autoevaluación REDER y análisis ciclo de vida.

Scroll al inicio