«Si un hospital no tiene los recursos que precisa, una residencia no puede asumir tareas de un hospital», Luis Ángel López

Residencia y hospital, complementarias sí, pero diferentes

0
163

ENTREVISTA CON Luis Ángel López Menéndez, Presidente de la SPRODE (Sociedad Profesional Pro I+D+i en la Atención Sociosanitaria). Doctor en Psicología, Fundador de la Sociedad Cántabra de NeuroPsicología, experto en Biofeedback y Neurofeedback, argumenta su percepción del trabajo de dependencia en este proceso de pandemia del coronavirus.

1.- ¿Cree que lo peor de la esta pandemia ha pasado? Espero que sí. Lo peor son los fallecimientos que ha habido por efecto del coronavirus; mi deseo es que vayan disminuyendo de una forma sustancial. Es esperable que en el corto a medio plazo las circunstancias de esta pandemia estén condicionando el día a día de las tareas asistenciales, con la necesaria distancia de seguridad, el mantenimiento de medidas de prevención con guantes y mascarrillas, de limpieza de instalaciones… Para los profesionales sociosanitarios y para los usuarios conlleva un proceso de adaptación, será un esfuerzo por parte de todos.

2.- ¿Piensa que está bien organizada la desescalada?   Lo único que puedo decirle es que debe de hacerse cuidando las máximas garantías de prevención de la salud en la ciudadanía, y éste debe ser el elemento a tener en cuenta.

3.- ¿Qué incidencia ha tenido y tiene la pandemia en las personas con discapacidad y en las personas dependientes? Los centros de día se han cerrado desde el 14 de marzo de forma temporal y muchas personas que recibían atención a domicilio de forma temporal no están recibiendo esa asistencia. Los profesionales de los centros de día y de atención a domicilio mantienen contacto con los usuarios, pero la asistencia que le pueden dar de esta manera no puede ser de la intensidad que precisan. Para las personas que viven en residencias las noticias han sido muy elocuentes, el grado de impacto que ha habido ha sido muy fuerte. Los usuarios de residencias oyen las noticias y las viven con incertidumbre y preocupación; otro factor es que desde hace semanas no pueden ser visitados por sus familiares, lo cual les afecta emocionalmente.

4.- A su juicio, ¿qué ha ocurrido en las residencias de mayores para que haya habido estos fallecimientos?  En primer lugar, los estudios nos indican que las residencias atienden a personas con enfermedades muy graves y en situación muy frágil en su estado de salud; cualquier incidencia sanitaria tiene en ellos una influencia y un posible desenlace más desafortunado que en otros colectivos sociales. La responsabilidad del diagnóstico y pautar el tratamiento de cualquier persona que padezca una enfermedad está en manos de los servicios sanitarios públicos; mejor que yo, son los servicios sanitarios públicos quienes pueden contestar su pregunta. Sí puedo dar constancia, de que los profesionales sociosanitarios que trabajan en las residencias han puesto lo mejor de su profesionalización para que el bienestar y calidad de vida de las personas que atienden sea el mejor posible. Pero le insisto, quien tiene que diagnosticar e indicar el tratamiento de los usuarios de las residencias que padezcan alguna enfermedad no son los profesionales de las residencias, son los profesionales de los servicios públicos de salud, pues son ellos quienes tienen no sólo la responsabilidad, sino los medios adecuados; esto es así para una persona que está enferma y vive en una residencia, como lo es para una persona que está enferma y vive en su casa.

5.- ¿Cree que el profesional de la sanidad está bien considerado en esta pandemia y ha tenido los medios que ha precisado?  Sí, creo que sí, los aplausos a las 20.00 h. son un reflejo sincero de consideración social; me gustaría extender también ese reconocimiento a los profesionales que cuidan a las personas dependientes, cuya tarea se está realizando en unas condiciones complicadas. Si hablamos de los recursos que el profesional de la sanidad precisa, los medios de comunicación han reflejado opiniones al respecto indicativas de una falta de recursos que les han hecho difícil el desarrollo de su tarea. Si un hospital no está teniendo todos los recursos que precisa, una residencia no puede asumir tareas que son propias de un hospital, primero porque no le compete y segundo porque la atención sanitaria es responsabilidad de las instituciones sanitarias. Las residencias se ocupan de cuidar a las personas dependientes y/o con discapacidad en sus actividades de la vida diaria, mejorar su estado funcional y favorecer su calidad de vida, como así tienen legalmente encomendado.

6.- Parece que esta pandemia ha traído un reconocimiento a aquellos profesionales que trabajan en la dependencia, y no debiera ser así. Debiera haber habido un mayor reconocimiento, unido a críticas injustificadas. Ha habido personas muy significativas de la sociedad, que han manifestado opiniones, que creo injustas y no fundamentadas, que han dañado la imagen de los profesionales que trabajamos en la atención a la dependencia y/o discapacidad. Las tareas y responsabilidades que legalmente tienen encomendadas una residencia y un hospital son diferentes, complementarias sí, pero diferentes.

8.- ¿Cree que España llegó tarde en tomar medidas contra el virus?  Los estudios que están apareciendo señalan de una forma inequívoca que el resultado de la pandemia ha dependido de la premura en tomar medidas preventivas. En países con sistemas sanitarios débiles la pandemia ha tenido un resultado menos lesivo solo por el hecho de haber tomado las medidas preventivas cuando la incidencia de infectados era menor, que aquellos que no tomaron esas medidas hasta tener un mayor número de contagios dando lugar a resultados peores.

9.- Por otra parte, ¿qué le parece el mensaje de la Organización Mundial de la Salud de que existe un riesgo real de volver al confinamiento?  Todos los expertos dicen que el virus ha venido para quedarse. No tener vacuna o tratamiento nos coloca en una situación vulnerable. Sin esos dos recursos sanitarios, somos muy vulnerables ante un virus del que se entendió que con el lavado de manos era suficiente, pero su virulencia y daño a la salud es espectacular.

10.- Envíe un mensaje desde Profesionales de la Atención Sociosanitaria. 
Un reconocimiento al trabajo de los profesionales de las residencias y de atención domiciliaria, y también una súplica, que lo que ha sucedido no se olvide el mismo día que podamos volver a una normalidad, pues de él se deben de sacar conclusiones y tomar decisiones, por el bien de las personas dependientes y con discapacidad.

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail