23/06/2024

nada personal, solo información

Carlos Cabrera Pérez: «Santander, arrullo de Cantábrico y verde loma»

«El Ateneo  de Santander lleva 110 años al servicio de la cultura, en mayúsculas; alejado de todo dogmatismo y promoviendo debates ricos e intensos que el público agradece»

Cuentan que unos periodistas extranjeros recorrían La Habana, preguntando a los transeúntes si los rusos eran amigos o hermanos y los interpelados respondían, hermanos, hermanos… ¿ah, sí? Sí, los amigos los escoge uno; y tienen los cubanos multitud de amigos en Santander, una ciudad que vive arrullada por el mar y protegida por una verde loma.

Ningún cubano es extranjero en Santander, que vivió buena parte del siglo XIX pendiente de los vapores que iban a La Habana con harina de Castilla y volvían con azúcar, correo y monedas de Indianos y deportados como Guillermón Moncada, José y Marcos Maceo y el Apóstol, que vivió en casa de su madrina, hasta que consiguió un salvoconducto para viajar a Madrid. El siglo XX fue el de la revolución cubana que provocó los dolores del exilio; incluido el retorno de montañeses y sus hijos, que volvieron cargados de desarraigo, conocimiento del Inglés y la Contabilidad americana y engavetaron su nostalgia para salir a la calle a buscarse la vida, como cualquier emigrante forzoso.

La actual centuria ha visto llegar a Santander a gente cubana partida en dos por el castrismo, con diplomas universitarios bajo el brazo, la tonada sandungueros y la preocupación por los padres que se embarcaron en el mayor fracaso insular, y en la ciudad han descubierto la virtud del trabajo honrado en libertad, las rabas (calamares fritos) y el vermú de grifo y de botella.

El Ateneo

Pero no se trata solo de una relación de ida y vuelta, como tantas otras entre Cuba y España, sino que Santander mima los asuntos cubanos, como si fueron propios, gracias a la generosidad de Calixto Alonso del Pozo, Federico Lucendo Pombo y Manuel Ángel Castañeda; presidente del Ateneo desde 2013, y que ha consolidado un espacio de reflexión a favor de todos y en contra de nadie; incluidos el devenir americano y la libertad sin ira de Cuba. El Ateneo lleva 110 años al servicio de la cultura, en mayúsculas; alejado de todo dogmatismo y promoviendo debates ricos e intensos que el público agradece y respalda, desafiando la lluvia -tan presente en Santander– para acudir a sesiones que ponen en valor el conocimiento plural y el goce de la discrepancia.

Nada humano le es ajeno al Ateneo de Santander y por allí pasan escritores, científicos, médicos, sociólogos, artistas e investigadores con el único requisito de contar aquello que el barullo general hurta de otros espacios enfrascados en la mediocridad simplista e ideologizada de los tiempos que corren. El Ateneo es como el faro de la hermosa bahía para propios y visitantes, que encuentran luz y abrigo, gracias a la gestión de santanderinos ocupados en difundir el saber cómo la elegante y fraterna profesora María Asunción Peña de la Hera, que dedica parte de su tiempo a convocar a gente sensible y valiosa como Danae Riesgo, presidenta de la Asociación Cubana en Santander, Tito González; que sigue cuidándonos a todos, Zacarías Puente, cocinero mayor, Rangel Álvarez, cubano-español íntegro, con vocación de servicio y solidaridad a prueba de desengaños o Lito Lanuza, atiborrado de mareas y libros, pero nacido en Ciego de Ávila y trasplantado a San Sebastián, donde Azuero operó del trigémino a Miguel Matamoros.

Pocos como los transterrados para aquilatar la importancia estratégica de una institución como el Ateneo de Santander; una vez superada la etapa de descubrir similitudes asombrosas, como el Monumento a los Raqueros; niños que antaño buceaban en la bahía para capturar monedas que arrojaba la marinería y el pasaje, historia que lleva a los cubanos a su rico Malecón, donde fiñes de todas las épocas compiten por llevarse el pez del testamento de Gastón Baquero: “Yo te amo, ciudad, aunque sólo escucho de ti el lejano rumor…”

Autor: Carlos Cabrera Pérez  (https://elvigiadecuba.com/)  / Imagen: Monumento a los Raqueros, en Santander, norte de España (Cortesía de Fotografía Zubieta – https://fotozubieta.es/-). Fuente: https://elvigiadecuba.com/index.php/2024/05/19/santander-arrullo-de-cantabrico-y-verde-loma/

Scroll al inicio