PAIF. Parentalidad positiva

 

El Programa de Apoyo Integral a las Familias (PAIF) es un proyecto del Gobierno de Cantabria que la Vicepresidencia de Gobierno, a través de la Dirección General de Política Social, y cuenta con la colaboración de las Consejerías de Sanidad y de Educación, Cultura y Deporte, del Servicio Cántabro de Salud y del Instituto Cántabro de Servicios Sociales.

El proyecto ha tenido una primera etapa de pilotaje, de enero de 2017 a diciembre de 2018 y en esta primera fase ha contado de los ayuntamientos de Santoña y Los Corrales de Buelna y las mancomunidades de Altamira-Los Valles y Costa Occidental.

Entre 2019 y 2020 con una segunda fase, en la que progresivamente se va a ir implantando y desarrollando en todo Cantabria.

PARENTALIDAD POSITIVA. PAIF.

El PAIF tiene como punto de partida el fomento y la promoción de la parentalidad positiva, haciendo suya la Recomendación REC (2006) del Comité de Ministros del Consejo de Europa a los Estados Miembros sobre Políticas de Apoyo al Ejercicio Positivo de la Parentalidad. Según esta recomendación, “el ejercicio positivo de la parentalidad se refiere al comportamiento de los padres fundamentado en el interés superior del niño, que cuida, desarrolla sus capacidades, no es violento y ofrece reconocimiento y orientación que incluyen el establecimiento de límites que permitan el pleno desarrollo del niño”. 

El PAIF se articula en torno a 12 líneas de trabajo y 5 programas específicos, que se caracterizan, en primer lugar por  su carácter formativo y educativo, es decir,  se trata de ofrecer a padres y madres oportunidades de aprendizaje y desarrollo y ello  supone una acción formativa que pretende optimizar el desempeño parental mediante el fortalecimiento de competencias y no desde planteamientos más tradicionales de superación de deficiencias.

En segundo lugar, por su enfoque psicoeducativo de intervención familiar, de manera que  trata de dar respuesta a las necesidades más importantes para el desempeño de la maternidad y la paternidad: habilidades específicamente educativas (reconocimiento de logros evolutivos, saber promover y apoyar el aprendizaje, utilizar estrategias adecuadas de control y supervisión, etcétera) como otras más generales de índole socio-personal (buena autoestima y percepción de competencia, satisfacción con el rol parental, etcétera). Lo que se resume en proporcionar a los padres y las madres los conocimientos y las estrategias necesarias para la adquisición de habilidades educativas pero, al mismo tiempo, tratar de promover en madres y padres seguridad y satisfacción en el desempeño de su papel, y es por ello que estos programas  integran entre sus contenidos los más tradicionales de carácter educativo (características del desarrollo infantil, estilos educativos, etcétera), con otros de carácter más personal (promoción de la autoestima, estrategias de afrontamiento, etcétera).

Por otro lado, para trabajar con las familias estos programas se utiliza el formato de trabajo en grupo, que tiene importantes beneficios, así, potencia el intercambio de experiencias entre personas que están en situaciones similares; proporciona una adquisición de conocimiento compartido en el que se potencia el respeto ante la diversidad de puntos de vista y el aprendizaje de comportamientos alternativos, y permite economizar tiempo y esfuerzo para la atención a las familias.

En definitiva, el PAIF  trata de cubrir parte de las necesidades de apoyo de las familias mediante el fortalecimiento de las habilidades parentales de las y los progenitores y con el objetivo último de conseguir la autonomía y la competencia que estas madres y padres necesitan en sus comportamientos y decisiones, de manera que la finalidad última de este tipo de intervención es, desde un planteamiento de promoción y prevención, conseguir optimizar el desempeño parental y la dinámica familiar para, con ello, desarrollar las potencialidades y capacidades de niños, niñas y adolescentes y garantizar y proteger su desarrollo en sus contextos familiares de origen.

La puesta en marcha y la implantación del PAIF se viene articulando a través de unas mesas de participación y coordinación en cada territorio, además de un equipo de profesionales para la implementación de las acciones y actividades a desarrollar. Estás mesas, como foros de reunión y participación, cuentan con presencia de los agentes institucionales de los ayuntamientos, de los centros educativos, sanitarios, sociales, culturales, así como de  entidades y asociaciones comunitarias ( Ampas, mayores, mujeres, etc.) y de personas y/o figuras relevantes del municipio y la comunidad.

LÍNEAS DE TRABAJO PAIF / PARENTALIDAD POSITIVA

  1. Formación de padres y madres de niños y niñas durante la primera infancia (0-3 años)
  2. Formación de padres y madres de hijos e hijas en la infancia media y tardía desde la escuela
  3. Formación de padres y madres de adolescentes desde la escuela
  4. Actuaciones para padres y madres de niños, niñas y adolescentes desde la comunidad
  5. Actuaciones para padres y madres de niños, niñas y adolescentes desde el ámbito sanitario

DESARROLLO POSITIVO    

  1. Actividades formativas para niños y niñas desde la escuela
  2. Actividades formativas para adolescentes desde la escuela
  3. Actuaciones para niños, niñas y adolescentes desde la comunidad

POBLACIÓN EN SITUACIÓN DE DIFICULTAD Y ADVERSIDAD

  1. Formación de padres y madres en situación de dificultad y adversidad con niños y niñas desde servicios sociales
  2. Formación de padres y madres en situación de dificultad y adversidad con hijos e hijas adolescentes desde servicios sociales
  3. Atención a niños, niñas y adolescentes en situaciones de dificultad y adversidad desde servicios sociales, salud y escuela

PROFESIONALES / DESARROLLO POSITIVO   

  1. Actuaciones para profesionales.
Scroll al inicio