Ni rastro del primer mapa del Caribe y de las costas mexicanas (1511), cuyo robo fue denunciado ante la Fiscalía de Burgos  

Días después de inaugurada una de las primeras muestras expositivas de España con motivo de la circunnavegación de Elcano y Magallanes, saltó la alarma. “Burgos. Legua cero del viaje de Magallanes-Elcano. Una historia de reyes, mercaderes y océanos”, quedó inaugurada en octubre de 2019, y días después la Fiscalía de Burgos ya tenía en su poder una denuncia. Como si de una película de espías se tratara o como si cobrara vida el mismísimo arzobispo que fuera de Burgos, Juan Rodríguez de Fonseca, casi tres años más tarde, nadie sabe nada. Ni rastro de un mapa único del siglo XVI.

El Fórum Evolución de Burgos fue el lugar donde se expuso la muestra, que en su planteamiento de la circunnavegación de Elcano-Magallanes es de las mejores de cuantas se han expuesto en España y en Latinoamérica, hasta el momento. La vitrina donde se encontraba el mapa, que tal vez ni llegó a Burgos, estaba al comienzo del recorrido.
Cantabria Directa muestra la imagen de la pieza que la Fiscalía y el Ministerio de Cultura y Deporte tienen conocimiento de su desaparición. Se trata de un dibujo cartográfico de Juan Rodríguez de Fonseca. Es el primer mapa impreso del Caribe y en él se ubican las costas mexicanas, y aparecen islas como las Bermudas, las Canarias y hasta la punta de San Vicente, y el Estrecho de Gibraltar.
Es una pieza de coleccionista que ha sido analizada por varios investigadores, como el profesor Demetrio Ramos Pérez y siempre desde el lugar de origen que custodiaba el mapa, es decir, in situ. El libro data de 1511, se publicó en Sevilla y el dibujo del mapa es de 1514. Ante tal situación de fechas, la pregunta es obvia. ¿Cómo es posible que un libro de 1511 contenga en su interior un dibujo de 1514? La respuesta es la forma de impresión que había a principios de siglo XVI. En aquella época se realizaban agrupaciones de papel en forma de resmas, que es una unidad de medida de papel. Cuando se conseguía una medición determinada se procedía a la unión de dichas resmas. Bajo esa explicación es fácil comprender que un texto de 1511 contuviera un mapa de tres años después.
¿DÓNDE FUE EL ROBO?
La pieza que se expuso en Burgos procedía del lugar de origen que era la Catedral de Palencia, y la Fiscalía de la ciudad palentina tiene conocimiento de esta sustracción. La pregunta que desde la organización de la exposición de Burgos, así como desde la Fiscalía de la ciudad burgalesa se realizan es: ¿Llegó el mapa a Burgos, se ‘perdió’ en el camino o ya se había robado en la Catedral de Palencia? Sea como fuere, aspecto que se investiga, en el Forum de Burgos se pudo observar que el mapa no estaba y se realizó la pertinente denuncia. El valor económico de este documento podría elevarse a varios millones de dólares en el mercado de las piezas de patrimonio mundial.
IMAGEN DE LA PIEZA
La imagen del mapa que muestra Cantabria Directa en la información está recogida en varios documentos históricos que han procedido a su estudio, pero mostramos la publicada en el ‘Atlas Histórico de los Descubrimientos españoles de los Siglos XV y XVI’, del autor Jesús Varela quien acaba de presentar esta publicación. Dicho Atlas recoge la Cartografía Antigua, la Colombina, Los Descubrimientos Españoles del Caribe, y Los Descubrimientos Españoles de la Costa Este Americana. Este mapa, es el primero impreso del Caribe y en él las costas mexicanas, por desgracia para la historia del patrimonio español, ha desaparecido.        
RECIENTE ROBO  

Recientemente la Policía ha recuperado un atlas del siglo XVI valorado en 2 millones de euros. Gracias a una información anónima, las autoridades localizaron un manuscrito sobre pergamino, con aplicaciones en oro fechado en torno a 1542-1546 y con 15 hojas de mapas de la época. El chivatazo fue recibido por la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional, y alertaba sobre una posible salida ilícita del territorio nacional del atlas. Finalmente, la investigación culminó con la identificación del ciudadano británico que lo tenía en su poder. La restitución es un enriquecimiento para la importante colección de cartografía de la Biblioteca Nacional de España. Este Atlas Portulano pertenece a los Atlas Tipo 2, llamados ‘post Californian’, por aparecer la península de California.

 

Artículo anterior“La escasez de microchips es un problema de orden mundial, similar a la falta de petróleo”
Artículo siguienteAlmudena Cantera (pintora): “Me inspiran las diferencias del mar cada día, una vez es transparente, otra es verde o azul”