“Necesitamos inversiones productivas y no pasan por parques eólicos”

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha pedido a Miguel Ángel Revilla que abandone la ambigüedad y la inacción, deje de actuar como un espectador y el Gobierno formule alegaciones para parar el parque eólico de Ribota, porque supondría el fin de los Valles Pasiegos.

Buruaga ha hecho esta petición acompañada por los  alcaldes y portavoces de los municipios afectados por el parque eólico de Ribota y sus 12 aerogeneradores de 162,5 metros, con los que hoy se ha reunido para  continuar con la ofensiva que mantiene el Partido Popular para parar la brutal agresión que los parques eólicos en tramitación va a suponer sobre el territorio y su población.

Según ha recordado la presidenta, ellos son los que han tomado la delantera, están liderando la oposición a la instalación de parques en territorio pasiego y, además, ya han hecho los deberes, informando a los vecinos, defendiendo sus intereses y trabajando sus alegaciones. Pero además han hecho algo más, ha añadido, porque con su presión y la de los vecinos han conseguido doblegar al PRC, haciendo  virar a sus alcaldes y recular al presidente, quien, no obstante, sigue sin mover un dedo y continúa en la ambigüedad y la inacción más absoluta.

“Siguiendo el manual del buen populista, Miguel Ángel Revilla ha pasado en un par de semanas de defender ciegamente la instalación de parques eólicos en los valles pasiegos y de acusarnos de ser poco menos que unos cavernarios, a decir que no quiere verlos allí”, ha dicho la presidenta, quien ha lamentado que, al mismo tiempo, siga echando balones fuera parapetándose detrás de los técnicos y eludiendo sus responsabilidades, exactamente igual que con el cierre de la hostelería.

Según la dirigente popular, lo que pretende el presidente es hacer ver que ninguno de los problemas de Cantabria va con él porque lo único que le preocupa es que ninguno le desgaste y, por eso, los aleja y da la espalda a los ciudadanos. Buruaga ha anunciado que este mismo lunes, el grupo popular dará al Gobierno y al presidente la oportunidad de rectificar y de acabar con sus contradicciones, con una iniciativa en la que pide un pronunciamiento del Parlamento en contra del parque de Ribota.

Además, el PP reclama al Gobierno que presente alegaciones para sustentar una declaración de impacto ambiental desfavorable y, en consecuencia, la denegación de la autorización administrativa, porque esa es la única manera de impedir que este proyecto salga adelante. La presidenta ha hecho hincapié en que el Partido Popular no está en la caverna y apuesta por la implantación de parques eólicos en Cantabria, pero no en cualquier lugar, no de cualquier manera, no a cualquier precio y no a costa de arrasar nuestro territorio, no a costa de arrasar los valles pasiegos.

Y ha recodado que Ribota forma parte de un proyecto global con al menos otros tres partes –Garma Blanca, Amaranta y Quebraduras- que comparten infraestructuras, que suman más de 150 MW y 40 aerogeneradores, todos del mismo promotor, Green Capital Power, todos sobre el mismo territorio -el territorio pasiego y trasmerano- y todos en tramitación o en parrilla de salida.

Por lo tanto, no pueden someterse a evaluación de impacto ambiental de manera aislada o fragmentada, porque hacerlo es una maniobra fraudulenta que no puede ni debe prosperar y por la que el PP no va a pasar. Buruaga ha anunciado que la semana que viene los alcaldes empezarán a presentar sus alegaciones a este parque, en las que queda muy claro que, tal y como están concebidos los proyectos, ponen en serio peligro el paisaje, la economía, el empleo y el modo de vida del territorio pasiego.

Según ha explicado la presidenta, este polígono eólico y sus infraestructuras de evacuación no solo amenaza las dos actividades económicas principales de sus municipios, que son la ganadería extensiva y el turismo rural, sino que es incompatible con el valor sobresaliente y característico del paisaje pasiego, de alta fragilidad y calidad.

“En definitiva, supondría el fin de los valles pasiegos y, desde luego, a nosotros que no nos pongan en la tesitura de elegir, porque lo tenemos muy claro”, ha apostillado. Además, la semana que viene su presidente, el alcalde de Vega de Pas, Juan Carlos García, reunirá a la Mancomunidad de Municipios de los Valles Pasiegos para someter a votación sus alegaciones.

Los alcaldes también piden a Revilla que se aclare

Este alcalde y el de Selaya, que han intervenido junto con la presidenta en una rueda de presa, han pedido también a Revilla que aclare su postura y han comparado su actitud con la del Partido Popular, que siempre ha mantenido el mismo criterio.  “El viento siempre ha soplado en la misma dirección”, ha dicho Cobo. El presidente de la Mancomunidad ha pedido a Revilla que se pronuncie realmente y diga qué es lo que quiere, pero de verdad, sin ambigüedad. “Ya está bien de ponerse de perfil y de decir que no es responsabilidad suya”, ha dicho.

García ha afirmado que parece que hay una mano negra que se empeña en destruir los valles pasiegos, primero con el fracking y ahora con los eólicos, y ha reclamado un trato igualitario para este territorio, en  el que todo se ha hecho con el esfuerzo de los ayuntamientos y de los vecinos y no hay una sola infraestructura importante del Gobierno de Cantabria.

Por su parte, el alcalde de Selaya ha hecho hincapié en que la posición del PP no es caprichosa ni arbitraria, sino que está perfectamente fundamentada porque la instalación de los parques eólicos no produce ningún tipo de sinergia en los Valles Pasiegos. “No necesitamos subvenciones, necesitamos inversiones productivas y no pasan por parques eólicos que no crean puestos de trabajo salvo dos o tres”, ha insistido.

Artículo anterior“La edad media de los contagios en Reinosa es de 33 años”
Artículo siguienteEl Ayuntamiento de Laredo renueva las butacas del teatro Dr. Velasco