Los osos de las cavernas, de 3,5 metros de longitud y 500 kilos de peso, eran caníbales

Un grupo de investigadores españoles desvela que los osos de las cavernas podrían ser caníbales. La clave estaría en la conducta de sus predecesores: los osos pardos.

Sobrevivir en la Europa del Pleistoceno no debió ser tarea fácil. Nuestros antepasados se enfrentaron a un continente cubierto por extensos bosques, donde combatían a base de pieles y refugio las inclemencias de la meteorología. La piedra y la madera eran la base de sus herramientas, garantes del suministro de alimentos y protectoras frente a uno de los grandes peligros de la época: la fauna. Leones de las cavernas o hienas rivalizarían con el ser humano en suelo europeo. Junto a ellos, uno de los animales más representativos de la Prehistoria: el oso de las cavernas.

Con 3,5 metros de longitud y hasta 500 kilos de peso, el Ursus spelaeus duplicaba el tamaño y altura de los actuales osos pardos, herederos de su linaje. Una bestia que se batió con los homínidos por las mejores cuevas, que el úrsido utilizaba para pasar los periodos de hibernación y las comunidades de Homo neanderthalensis o Homo sapiens como guarida. “Cuando ves las reproducciones que se realizan del oso de las cavernas al lado de seres humanos, te planteas como nuestros antepasados pudieron acceder a estos animales”, ríe Ruth Blasco, trabajadora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH, en Burgos).

Arqueóloga de profesión, Blasco investiga sobre la relación establecida entre los homínidos y el resto de criaturas de su entorno. “Es interesante comprobar las interacciones que se producían entre el ser humano y la fauna. Nos ayuda a comprender su comportamiento y también a conocer la forma en el que grupos como los neardentales consiguieron sobrevivir durante aquellos años”, explica a Sputnik Mundo. Motivo por el que el estudio de la fauna del pasado se entrevé fundamental. Trabajo que ha desembocado en un descubrimiento sobre la conducta de los osos de las cavernas.

Y es que estos seres podrían haber sido caníbales. Afirmación realizada en un artículo científico publicado en la revista Quaternary Science Review y en el que han participado investigadores del CENIEH, Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), la Universidad Rovira i Virgili (URV), la Universidad de Alcalá y la Universidad Complutense de Madrid.

Fuente: mundo.sputniknews.com / Alejandro Vidal Cuevas

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail