«Los nuevos trenes de Cantabria estarán operativos a partir de finales de 2025»

«Se va a cambiar por completo la flota de ancho métrico y se va a reforzar la flota de cercanías», Raül Blanco, presidente de RENFE

El presidente de Renfe, Raül Blanco, ha asegurado este jueves en Santander que los nuevos trenes de Cantabria estarán operativos a partir de finales de 2025 pero las mejoras en el servicio, tanto de frecuencias como de puntualidad o averías, comenzarán a notarse un año antes.

En declaraciones a Europa Press con motivo de su presencia en el seminario ‘Hacia un nuevo orden económico internacional’ de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Blanco ha afirmado que los nuevos trenes, con una inversión de 231 millones, mantienen el calendario previsto y ya se ha realizado la medición de las unidades a través del método comparativo. Por tanto, el fabricante, CAF, ya tiene en marcha «todo lo que es diseño y el futuro proceso de fabricación». La imagen, el ‘renders’, de esos trenes estará listo a finales de verano y entrarán en fabricación a últimos de este año.

«Con lo cual se cumple el calendario previsto, las inversiones van a buen ritmo, tanto en el ámbito de infraestructura como material rodante y en esa línea seguimos avanzando», ha destacado.

Al hilo, Blanco ha recordado que en el marco del Plan de Cercanías de Cantabria –derivado de los acuerdos del año pasado de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, con los presidentes autonómicos de Cantabria y Asturias, Miguel Ángel Revilla y Adrián Barbón— se materializó en este primer trimestre con una previsión de inversión en Cantabria de 1.262 millones de euros tanto en infraestructura como para Renfe, (material rodante, estaciones, etcétera).

En concreto, 262 millones son inversión de Renfe –estación y tren– y la práctica totalidad, 231 millones, se destinará a los nuevos trenes mayoritariamente para ancho métrico, es decir, la antigua red de Feve.

Blanco ha asegurado que la inversión millonaria que se está acometiendo en la región «va a transformar prácticamente toda la infraestructura» con lo que se ganará en «comodidad, confort y fiabilidad para el usuario».

«Y lo mismo con los trenes. Se va a cambiar por completo la flota de ancho métrico y se va a reforzar la flota de cercanías con cinco nuevos trenes, con lo que, a partir de que vayan llegando, ya habrá una red completamente diferente a la que han tenido durante estos años los usuarios», ha subrayado.

«Eso significa nuevos trenes, nuevas estaciones, infraestructura prácticamente nueva y transformada, y es lo que dará realmente fiabilidad, frecuencias, capacidad de darle al usuario un servicio público mucho más avanzado», ha remarcado.

Un cambio radical en la situación del transporte ferroviario de Cantabria que el presidente de Renfe ha afirmado que se produzca antes de 2026, es decir, de la entrada en funcionamiento de todos los nuevos trenes.

«Va a ser progresivo, conforme vayan acabando obras e incorporándose trenes, pero yo creo que a partir de finales de 2024, principios de 2025, se tienen que empezar a ver los efectos», ha señalado, recordando que hasta entonces, los trenes de cercanías seguirán siendo gratuitos en Cantabria y Asturias.

Blanco ha recordado que en Cantabria hacía «muchos años» que no se invertía en cercanías ni ancho métrico, que tiene una red muy antigua –alguna data de principios del siglo XX– con lo que es necesario adaptar la infraestructura al momento actual a nivel de seguridad y señalización, además de cambiar el material rodante, que ahora incluye trenes de más de 40 años. Unos trenes que «tienen más incidencias por la obsolescencia del material, pero, además, dificulta su mantenimiento porque son trenes ya casi artesanos, en muchos casos».

REIVINDICACIONES

Por otra parte, ayer las Mesas de Movilidad de Cantabria pedían actuaciones urgentes de mejora ferroviaria, sin esperar a los nuevos trenes, a lo que Blanco ha señalado que se están realizando actuaciones «urgentes», actualmente «muy marcadas por la situación de las infraestructuras», en las que se invertirán alrededor de 1.000 millones de euros para mejorar la red.

De hecho, ha señalado que hay obras en marcha –por ejemplo, la duplicación de vía entre Santander y Muriedas— que se traducirán en mejoras de servicio «a todos los niveles: de material rodante, de estaciones, de señalización, y de futuras frecuencias de servicio para los usuarios conforme vayan acabando esas obras». Unas obras «complejas» que durarán «diversos meses».

En el caso concreto de la duplicación de vía entre Santander y Maliaño, que obliga a realizar transbordos en Torrelavega hasta final de año, y sobre los que los usuarios se han quejado porque no siempre se realizan en autobús, como demandan –ahora, solo los fines de semana– mientras que de lunes a viernes son en tren, Blanco ha avanzado que se irán «ajustando conforme vayan evolucionando las obras en la infraestructura».

Tras pedir disculpas a los usuarios por las molestias que suponen las mejoras que se están acometiendo, el presidente de Renfe ha asegurado que «siempre habrá un plan alternativo de transporte en autobús en todas aquellas frecuencias de tren que se pueda». También ha garantizado un «diálogo constante» con las instituciones y usuarios, como ya ha habido en las últimas semanas, al tiempo que ha recordado que la infraestructura depende de Adif.

TRENES DE BARREDA

Por otra parte, Blanco ha anunciado que «en las próximas semanas» se retirarán los alrededor de 70 vagones de mercancías que llevan décadas estacionados en Barreda (Torrelavega).

Ha explicado que Renfe ha vendido estos vagones que estaban inoperativos a la empresa Chatarras Abraldes, que procederá a su retirada y achatarramiento.  Se trata de una «buena noticia» que atiende la reivindicación vecinal por estos trenes que cortaban el paso y que «estéticamente estaban muy deteriorados».

Fuente: Europa Press Cantabria. Imagen de archivo.

Scroll al inicio