Los derechos de las mujeres indígenas en Bolivia, en el Parlamento de Cantabria

El patio del Parlamento de Cantabria acoge desde hoy una exposición divulgativa sobre el proyecto de promoción de los derechos de las mujeres indígenas y estudiantes jóvenes de los municipios de Ravelo y Ocurí, en Bolivia, que desarrolla la Fundación TAU -en colaboración con nuestro socio boliviano IPTK (Instituto Politécnico Tomás Katari)- con el apoyo de la Dirección General de Cooperación al Desarrollo del Gobierno de Cantabria.

Bajo el epígrafe ‘Cooperación cántabro-boliviana para la promoción y defensa de los derechos de las mujeres’, la muestra exhibe dos paneles informativos y 27 fotografías que corresponden a tres secciones: prevención, protección y capacitación. La muestra se podrá visitar hasta el 14 de mayo en el Parlamento de lunes a viernes de 10:00 a 20:00 horas y los sábados de 10:00 a 14:00 horas.

En el acto de inauguración ha intervenido la vicepresidenta del Parlamento, Emilia Aguirre, y el delegado de la Fundación TAU en Cantabria, Ramón Castillo. Aguirre ha subrayado la importancia de la cooperación al desarrollo “que realizamos, desde nuestra comunidad, para conseguir un mundo mejor, para apoyar y defender a los más débiles, y para ayudar a comunidades y países con menor nivel de desarrollo económico y social”. En este sentido ha reivindicado “igualdad para todas aquellas mujeres discriminadas por razón de género” y ha destacado que esta muestra contribuye “aunque sea de manera muy modesta”, en mejorar y dignificar la vida de estas mujeres indígenas bolivianas “cuya historia está escrita en las imágenes que nos muestra esta exposición”.
Por su parte, el delegado de la Fundación TAU ha explicado que, como complemento a la exposición divulgativa, se ha organizado también un encuentro digital el jueves 22 de abril sobre mujeres y violencia de género, que se podrá seguir en directo, sin inscripción previa, por el canal de Youtube de la Fundación TAU a partir de las seis de la tarde.

El proyecto objeto de la exposición en el Parlamento, subvencionado por el Gobierno de Cantabria, aspira -según ha resaltado Ramón Castillo- a que estas mujeres indígenas bolivianas “tengan una vida libre de violencia y discriminación”. Desde la Fundación TAU se subraya que Bolivia tiene una tasa de feminicidios unas diez veces superior a la de España. Una de sus características estructurales es la discriminación de la mujer dentro de la familia, la comunidad y las demás instituciones sociales (escuela, iglesia, centros de salud y medios de comunicación).

El proyecto ha trabajado con cuatro asociaciones de mujeres, 40 mujeres lideresas, y organizaciones sociales campesinas para luchar contra la violencia de género. También ha contribuido a que las dos unidades Educativas de educación secundaria participantes, que suman doscientos estudiantes, se hayan constituido como espacios de formación, prevención y atención a la violencia por razón de género.

La Fundación TAU y el Instituto Politécnico Tomás Katari han trabajado de forma conjunta sobre prevención de la violencia y empoderamiento, protección a las víctimas y capacitando a las mujeres para que tengan independencia económica.

En concreto, desde 2019 se ha trabajado en varios campos de acción: con las mujeres campesinas, en las escuelas, centros de salud y servicios legales municipales (que tienen un departamento de Defensoría de los derechos de la mujer contra la violencia intrafamiliar y doméstica), y acciones de sensibilización a toda la población, que incluyen intercambios con otros colegios y organizaciones campesinas.

Fundación TAU
La Fundación TAU es una ONGD, fundada en 2003, que apuesta por un compromiso de solidaridad y cooperación Norte- Sur para colaborar en la construcción de un mundo más justo y fraterno. En Cantabria está vinculada a la comunidad franciscana de Santander y Liébana principalmente. Realiza labores de cooperación al desarrollo en países como Bolivia, El Salvador, Republica Dominicana y Marruecos. La Fundación comenzó a trabajar en Bolivia en el año 2005, y de la mano de IPTK a partir del 2007.

Por su parte, el Instituto Politécnico Tomás Katari (IPTK) fue fundado en 1976, en el pueblo de Ocurí, del Departamento de Potosí, para mejorar las condiciones de vida de las personas más empobrecidas de Bolivia. Cuenta, así, con más de 44 años de experiencia en la ejecución de proyectos de desarrollo.

 

Artículo anteriorIndustria aportará 55.000 euros para el Plan de Movilidad de la UC
Artículo siguienteDoctora Rocío Pérez Montes: “Pensemos que conforme avance la vacunación, empecemos a vislumbrar un escenario mucho más optimista”