Los cántabros del Club Lambretta España hacen escala en Camargo

La alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, el primer teniente de alcalde, Héctor Lavín, y los concejales de Juntas Vecinales y de Servicios Municipales, Marián Vía y Jesús María Amigo, respectivamente, han recibido a los miembros cántabros del Club Lambretta España que están participando en una peculiar ‘vuelta’ a España organizada por este grupo de aficionados a la popular motocicleta.

Se trata de una iniciativa para conmemorar el 30 aniversario de la fundación de este club, en la que van a recorrer unos 5.400 kilómetros por etapas, siendo los miembros de cada provincia los que completen el tramo de su territorio, cediendo posteriormente en testigo a los siguientes. Los representantes municipales han felicitado a los integrantes del club por “esta singular  iniciativa que está sirviendo para poner en valor un vehículo que formó parte de la vida de muchas personas y del patrimonio histórico de nuestro país y que también está permitiendo promocionar aquellos lugares destacados en los que hacen escala”.

En concreto, el pasado 18 de mayo los socios gallegos del club iniciaron esta particular vuelta a España saliendo de la localidad pontevedresa de A Guarda portando un testigo que entregaron a los socios asturianos en Ribadeo.

Éstos hicieron lo propio y, tras recorrer la comunidad autónoma vecina, recalaron el pasado domingo en Colombres donde pasaron el testigo a los cántabros, quienes desde Camargo harán un recorrido por Cantabria a bordo de estos escúteres y se citarán en la localidad palentina de Aguilar de Campoo con los socios de Burgos para entregarles el testigo y proseguir así este recorrido por etapas.

Posteriormente, y tras Castilla y León, socios de cada territorio llevarán el testigo por las diferentes provincias y recorrerán Madrid, Castilla La Mancha, Extremadura, Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco, donde pondrán fin a esta iniciativa.

Concluirán en el mes de septiembre en la localidad guipuzcoana de Eibar, lugar en el que se ubicó la fábrica en España de esta mítica motocicleta desde su nacimiento en 1954 hasta 1985, año en el que se trasladó a Amurrio (Álava) donde finalizó su producción en 1990.

Artículo anteriorCantabria es la primera comunidad de España sin límite horario de cierre en hostelería
Artículo siguienteOro, plata y una mención de honor, en las Olimpiadas Nacionales de Química y Física