Las farmacias dispensan medicamentos hospitalarios, en colaboración con la Consejería de Sanidad, para evitar desplazamientos

Las farmacias de Cantabria, en el marco de la estrategia de respuesta a la epidemia del SARS- CoV-2, y siguiendo las indicaciones de la Dirección General de Ordenación, Farmacia e Inspección de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria, han comenzado desde este día 24 de marzo a dispensar medicamentos hospitalarios de dispensación ambulatoria (MHDA). Hasta el momento, estos medicamentos son dispensados por los Servicios de Farmacia Hospitalaria, y mediante esta medida se pretende evitar desplazamientos al hospital de pacientes complejos, con la reducción de posibles contagios del COVID-19 para los pacientes y descongestionando de trabajo a los hospitales.

Este procedimiento, de carácter excepcional y transitorio, ha sido coordinado entre la Dirección General de Ordenación, Farmacia e Inspección de la Consejería de Sanidad, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cantabria, la Distribución Farmacéutica que opera en Cantabria y los Servicios de Farmacia Hospitalaria (SFH) del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander; Hospital Sierrallana, en Torrelavega; y Hospital Comacal de Laredo.

Se trata de una acción conjunta entre la farmacia comunitaria y la farmacia hospitalaria, dirigida a la minimización del riesgo de transmisión de la infección, y con la que se protegerá la salud de los colectivos más vulnerables, como son los pacientes que presentan un elevado riesgo clínico en caso de infección por SARS-CoV2, por tener posibles compromisos inmunitarios o fragilidad. Los pacientes, en lugar de verse obligados a recoger estos medicamentos en los hospitales podrán hacerlo en su farmacia más cercana, reduciendo así el riesgo de contagio. Una vez superada la crisis, el circuito de entrega de medicación volverá a los cauces habituales.

La presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cantabria, Rita de la Plaza, se muestra satisfecha con este acuerdo: “ Es fundamental que desde la Dirección General de Ordenación, Farmacia e Inspección se cuente con las farmacias comunitarias, ya que por su cercanía y accesibilidad son un punto estratégico de vital importancia, como se está demostrando en la actual situación de emergencia. Las 274 farmacias de Cantabria, con sus 780 profesionales farmacéuticos, ya están listas para llevar a cabo este procedimiento, que va a reportar inmensos beneficios en la protección de la salud de los pacientes más vulnerables”.

En concreto, el circuito se aplicará a aquellos pacientes en tratamiento crónico estable, y desde los servicios de farmacia hospitalaria se ofrecerá inicialmente a los colectivos de pacientes en tratamiento con inmunosupresores selectivos o tratamientos de esclerosis múltiple, y aquellos con patología crónica grave pulmonar.

Según indica De la Plaza: “El farmacéutico comunitario supervisará todo el proceso en estrecha colaboración con los servicios de Farmacia Hospitalaria. De esta manera, muchos pacientes se verán beneficiados por una alternativa más accesible, personalizada y eficiente para el sistema. La dispensación en las farmacias, además de acercar el medicamento, humanizar la atención, y reducir riesgos, evitará otros problemas asociados en el escenario excepcional que vivimos, como puede ser el abandono de los tratamientos”.

Imagen de archivo.

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail

Scroll al inicio