22/05/2024

nada personal, solo información

La puntilla es la ‘Operación Mercado de la Esperanza’

Santander no es Madrid, no es Valencia, Santander desea mantener y conservar con dignidad aquello que es propio de la ciudad. El Ayuntamiento de Gema Igual ha comenzado una intervención en el Mercado de Puerto Chico para ir caminando poco a poco hasta el Mercado de la Esperanza, hasta la joya de la corona. Previamente pasará por el Mercado de Cuatro Caminos, pero ahí parece tener menos prisa. El equipo de Gobierno es consciente de que no tiene tiempo material de conseguir su objetivo porque tiene antes que superar el examen de las elecciones municipales. Ese es el motivo por el que ha decidido ‘dormir’ la decisión de dar un cambio rotundo al Mercado de la Esperanza de Santander.

Según parece, Gema Igual y su equipo tienen la intención de ‘ahogar’ a los puestos de alimentos perecederos que están en la parte de arriba del mercado, bien no ampliando concesiones o multando por no cumplir ‘exigencias del guión’, de tal forma que la continuidad sea casi imposible y el cese sea prácticamente voluntario. En la parte de abajo, en la zona de las pescaderías, según tiene planificado el Ayuntamiento, los puestos deberán asumir la nueva situación cuyo objetivo es la paulatina desaparición.

El resultado final es hacer una selección de mercado popular muy minoritario en la parte de abajo, con puestos de turismo y de otras áreas sociales. Y en la parte de arriba crear una zona de restaurante, con tapas para el público estilo Mercado de San Miguel de Madrid.

El 10 de Abril de 1904 se abrieron por primera vez al público las puertas del Mercado de la Esperanza tras ocho años de construcción, un edificio de indudable valor arquitectónico construido a base de piedra, hierro y vidrio. Anteriormente allí estuvo el Convento de San Francisco.

Scroll al inicio