La engañosa propaganda de Ciudadanos en Cantabria

 

Hemos de saber que todas las reformas fiscales, propuestas por colectivos conservadores,  se han orientado en la misma dirección: reducir el IRPF o eliminar los impuestos de Sucesiones, y sobre el Patrimonio Se engaña a los contribuyentes mostrándoles el beneficio inmediato que van a obtener en forma de rebaja impositiva, pero se les oculta que las rebajas que van a percibir aquellos que ganan el doble o diez veces más que ellos van a ser, respectivamente, cuatro o cincuenta veces la suya.

Debemos ser conscientes que estas reducciones de impuestos directos, que nos proponen, tienen como contrapartida el incremento en los impuestos indirectos o la reducción de los servicios públicos y prestaciones sociales que tendrán que compensar las rebajas practicadas en los impuestos directos, con lo que el saldo para la mayoría de la población acaba siendo negativo.

El neoliberalismo económico que surge, o al menos toma fuerza, con Reagan y Thatcher y con lo que se ha dado en llamar la revolución de los ricos, se dirige en primer lugar contra la progresividad fiscal. Pero, ¿por qué no dicen abiertamente que lo que en realidad se procura con las sucesivas reformas fiscales es perjudicar a los pobres y beneficiar a los ricos?: «Las fuerzas económicas y las fuerzas políticas que les apoyan (casi todas) necesitan revestir sus intenciones con una máscara de neutralidad y objetividad.

Se recurre a esa antigualla de la curva de Laffer, puesta de moda en la etapa Reagan, que, por supuesto, nunca ha funcionado, para transmitir la idea de que tras las reducciones impositivas no se va a recaudar menos, sino que, bien al contrario, los ingresos van a ser mayores. Esto es como si a un coche que va cuesta abajo y le pones en punto muerto, no se le mete gasolina al pensar que siempre va a funcionar igual que bajando una pendiente. Evidentemente cuando termina la pendiente y comienza el llano y las cuestas, es imposible funcionar sin gasolina y cuando quieres repostar no consigues llegar a la gasolinera.

Pues bien, algo así nos ofrece el neoliberal partido de Ciudadanos en Cantabria, nos ofrece reducir o suprimir impuestos a los ricos y reducir servicios sociales destinados a cubrir las necesidades de los trabajadores con sueldos más bajos o incluso de los parados. Ya han conseguido, dicen, ahorrar 40 millones de euros a los afortunados cántabros que ostentan los mayores patrimonios de nuestra comunidad.

Ahora solo nos hace falta saber quiénes serán los desafortunados cántabros que verán reducidos sus prestaciones sociales. En nuestra mano esta impedir este dislate.

Ahora Ciudadanos Cantabria nos debe decir quiénes serán los desafortunados cántabros que verán reducidas sus prestaciones sociales. En nuestra mano está impedir este engaño.

Carlos Rangel.

Economista.

 

Scroll al inicio