La Asociación Casco de Santander solicita un aplazamiento del pago de impuestos

La Asociación de Comerciantes Casco Viejo de Santander y la Secretaría (COCAHI) ha trasladado al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; a la consejera de Economia y Hacienda del Gobierno de Cantabria, María Sánchez; y a la Delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoha Quiñones, la «urgente necesidad de aplicar una moratoria fiscal para hacer frente a la crisis social y económica derivada del Covid-19«.

La carta enviada dice lo siguiente:

«A través de estas líneas, queremos trasladarle la urgente necesidad de aplicar una moratoria fiscal de ámbito estatal, como fórmula para garantizar liquidez y evitar el impago de las empresas y autónomos de Santander y Cantabria, como ha declarado.
La Consejería de Economía y Hacienda del Gobierno de Cantabria está haciendo un estudio detallado del presupuesto regional de 2020 para redistribuir el gasto con el objetivo de luchar contra la crisis sanitaria “.

Así, se van a priorizar todos los gastos que son necesarios para atender la sanidad, las políticas sociales y el empleo.

Al igual que el resto de la sociedad, los pequeños empresarios, Autónomos y Comerciantes, estamos viviendo una situación dramática, no ingresamos, estamos sufriendo la ruptura de la cadena de pago y tenemos grandes dificultades para mantener el empleo y hacer frente a nuestras obligaciones tributarias.

Además, en unas circunstancias como las actuales, entraña para las empresas y autónomos una enorme dificultad el cumplimiento de obligaciones tributarias formales tales como la llevanza puntual de la contabilidad, el suministro inmediato de información al que están obligadas o la confección de autoliquidaciones o su presentación.

Tampoco tiene mucho sentido tener que pagar el IRPF e impuesto de Sociedades del ejercicio de 2019, cuando en el ejercicio de 2020 habrá, en la mayor parte de los casos, bases imponibles negativas a compensar en el ejercicio 2021 y siguientes, por lo que en una situación excepcional como la actual, consideramos que se debería actuar a la inversa.

Por este motivo, y siguiendo el ejemplo que están desarrollando otras administraciones públicas como las Haciendas Forales, Andalucía, Castilla y León o Aragón, desde la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo de Santander, solicitamos un aplazamiento de tres meses para todas la empresas y autónomos, para la presentación de las declaraciones y autoliquidaciones tributarias, así como poner en funcionamiento algún mecanismo para que el pago de estas cantidades aplazadas pueda realizarse de forma fraccionada durante los seis meses siguientes al aplazamiento.

Confiando en que, de traslado de esta petición de los comerciantes y empresarios del casco viejo de Santander».

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail

Scroll al inicio