Javier Puente (PP): «Menos políticos visionarios, más soluciones concretas»

Javier Puente

En uno de los periodos más críticos para la Economía española, con niveles de desempleo únicos en Europa, con miles de jóvenes que no encuentran oportunidades, presentar un Plan Estratégico para 2050 es una broma pesada.

Los propietarios de un pequeño restaurante, de una tienda de moda, de una casa rural en Cantabria están pendientes de si llegan a fin de mes, no a dentro de treinta años. La crisis que ha provocado la pandemia ha dejado al borde de la quiebra muchos negocios, ha arruinado otros y ha supuesto un cambio para toda la sociedad… salvo para determinados politicos.

Quienes están atrapados por una hipoteca, quienes no pueden afrontar sus deudas o quienes no reciben crédito para seguir adelante no piensan en 2050. Los problemas, los desafíos y las posibles soluciones se deben afrontar hoy. No es el momento de soñar con cómo podríamos vivir dentro de treinta años.

El drama de Cantabria es que tenemos a un presidente nacional pensando en 2050 y a uno regional anunciando su nuevo libro. Dos visionarios, hábiles con la palabra y la propaganda, pero incapaces de dar respuesta a los problemas concretos.

Lo que España y Cantabria necesitan es un plan concreto, claro y determinado para promover el empleo, para respaldar a los emprendedores, para dar oportunidad a los jóvenes. Si no empezamos por ahí, el escenario de 2050 ya será un páramo. ¿Quedará alguien dentro de 30 años para contarlo?

Lo que España y Cantabria necesitan es que no suban más los impuestos o pongan peajes a las autovías. La penalización de la clase media llega a través de todas esas tasas que encarecen la alimentación y los servicios básicos. Y el ahorro público, en una etapa de crisis, pasa por detectar qué es esencial y qué no lo es. Es hora de plantearse la existencia de un Ministerio de Igualdad, empeñado en que nos puedan llamar a ‘todos, todas y todes’ de la forma que más nos guste. Es hora de reducir la burocracia, facilitando la creación de empresas y pequeños negocios.

Me gusta insistir en que los políticos no creamos empleo. Nuestra misión es crear las condiciones para que otros, con libertad, puedan crearlos. Nuestra misión es crear un entorno de confianza, de respeto, que atraiga inversiones. Solo así salen adelante las sociedades más ricas, las que confían en la responsabilidad de sus ciudadanos y las que controlan que se cumplan las reglas. Ni Netflix, ni Apple ni Tesla surgen de la mente de un político.

Solo partiendo de esta libertad, que ha sido el eslogan muy bien elegido por Isabel Ayuso en Madrid, podemos construir un futuro. Pero ese futuro se construye no soñando con un 2050 ideal y sí con una relación concreta con los ciudadanos de hoy, con los propietarios de los bares, los del hotel rural o del taller de bicicletas. Es preciso escucharles, entenderles y tratar de evitar que bajen la persiana de forma permanente. Frente a los políticos visionarios creo que es el momento de aplicar la táctica de Simeone. Necesitamos trabajar “partido a partido”, resolviendo lo concreto para poder devolver la ilusión a todos los ciudadanos.

Autor: Javier Puente, Senador del Partido Popular por Cantabria.

Artículo anteriorCómo prevenir la violencia en los centros educativos
Artículo siguienteCantabria, centro estatal de la Estrategia Nación Emprendedora