20/06/2024

nada personal, solo información

«Ha salido del coche y le ha llamado hijo de puta»


Ver el vídeo del incidente

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla se ha expresado así, acerca del incidente ocurrido en la calle Bonifaz cuando el Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha salido del vehículo. En ese momento, un señor se ha expresado diciendo: «hijo de puta». Revilla de forma inmediata se ha dirigido a él diciendo que «eso es intolerable. Compórtate, ¡coño! Me siento avergonzado de ti«.

Al concluir la comida, Revilla ha manifestado lo siguiente:

«Ha habido un incidente que me ha molestado. Yo sé que no debiera hacerlo por mi parte, pero yo soy una persona que tengo mi temperamento. Al llegar he visto a un señor que no sé si es el dueño de una cafetería, y que cuando Pedro Sánchez ha salido del coche ha gritado ‘hijo de puta’. Entonces me he ido a por él para decirle que eso es intolerable. Que el presidente se está encargando de una hacer una región acogedora, de respeto y nadie puede insultar a nadie así. Por muy mal que le caiga. Se puede discrepar, pero eso no lo tolero. Entonces él me ha dicho «no te pongas así». Pero es que no, mañana iré a verle. Y le voy a decir, vamos a ver, que el presidente está diciendo en toda España que somos una región amable. Le puede decir: «señor presidente lo está haciendo ud muy mal», pero gritar como le ha gritado esa palabra me he indignado y me he ido a por él. Mal hecho, pero mañana le voy a coger por banda. Y le voy a decir: «ven para acá. Reflexiona un poco. No todo vale. El insulto no, Yo nunca he insultado a nadie». Me ha cabreado. Eso no es Cantabria. Me emociono porque quien me siga sabe que estoy vendiendo una región amable, acogedora. Lo mismo diria si se lo dice a Torra o a Trump (cuidado que me cae mal Trump), le digo lo mismo. No se puede faltar al respeto de la gente. Hay que ser educado. Aunque no sea muy protocolario no voy a consentir que en mi tierra un tío salga de esa manera a insultar al Presidente del Gobierno por mal que le caiga. Se puede discrepar, pero el insulto, no. En este país se puede decir de todo, pero insultar, no. Hay que guardar las formas. El que insulta pierde todo el derecho, incluso a hablar».

Scroll al inicio