Experto renuncia al Comité del Minizoo de la Magdalena

El veterinario David Perpiñán, que formaba parte del Comité de Expertos creado por el Ayuntamiento de Santander en el verano de 2020 para supuestamente evaluar el futuro del minizoo de la Magdalena, ha presentado este lunes su renuncia denunciando una postura prefijada a favor de mantener el parque, gracias a una composición diseñada para avalar esta decisión.

Después de más de medio año reclamando informes y documentación sobre aspectos técnicos del parque zoológico sin éxito, donde todavía hay cautivos leones marinos, focas y pingüinos, Perpiñán ha dirigido una carta abierta en la que expone posibles conflictos de intereses entre las personas nombradas, lamentando además que se incluyeran nuevos miembros una vez constituido el grupo de trabajo.

Las relaciones de amiguismo entre las personas que conforman el Comité son, para este veterinario con más de 20 años de experiencia en zoos, un ejemplo de la falta de voluntad política real del Ayuntamiento de Santander para cambiar el futuro del minizoo de La Magdalena.

El hasta ahora miembro del Comité critica la información incorrecta que se trasladó en este tiempo, como que el Colegio de Veterinarios estaba elaborando un informe que, meses después, no existe o la remisión de un documento de una empresa privada que hace alarde de recoger huevos de pingüinos en la Antártida para venderlos a parques zoológicos de todo el mundo.

David Perpiñán explica que esta compañía tiene un interés comercial en el mantenimiento de los zoos, y su informe “se olvida de cuestiones muy importantes como los problemas médicos de muchos animales, las condiciones inadecuadas de la instalación reconvertida o los problemas de bienestar de mantener grupos reducidos de especies sociales”.

La falta de transparencia fue evidente en todo este tiempo, como relata en la carta, abundando en la no recepción de documentos “Todavía seguimos esperando que se comparta la historia clínica de los animales, algo que se ha pedido en repetidas ocasiones. También hay que mencionar que he tenido acceso a algunas informaciones sobre el zoo por terceras personas”.

Cuestiones como el alquiler de una nueva bomba de agua o la modificación del recinto de las focas nunca fueron compartidas con el grupo de expertos, impidiendo que los mismos pudieran realizar aportaciones, sugerencias o recomendaciones al respecto.

En este sentido, la Fundación Franz Weber señala que la decisión de David Perpiñán ilustra cómo no se deben hacer las cosas en un parque zoológico de titularidad pública, hurtando el debate social e impidiendo que se tomen decisiones basadas en criterios científicos.

Tal es así, que el mismo día que se anunciaba la creación de este espacio de trabajo la alcaldesa Gema Igual decía que cerrar el minizoo era imposible. Una muestra de que la posición del gobierno de coalición de PP y Ciudadanos no era un posicionamiento científico, sino político.

What do you want to do ?

New mail