Una de las novedades más destacadas del Anteproyecto de Ley de Telecomunicaciones es la incorporación de una nueva normativa que permitiría que el Estado intervenga los servicios que operan en Internet (como WhatsApp, Telegram, Gmail y demás aplicaciones populares) en casos de emergencia y con el fin de enviar alertas a la ciudadanía. Una obligación que ya tienen los operadores tradicionales de telecomunicaciones como Movistar Vodafone.

Actualmente, la incorporación de WhatsApp y servicios similares como canales a través de los que el Gobierno puede enviar alertas, tan solo se trata de una declaración de intenciones ya que el Anteproyecto de Ley General de Telecomunicaciones se encuentra en un periodo de audiencia pública hasta el día 13 de octubre, según ha adelantado el medio Vox Populi. Un plazo que el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital da para realizar aportaciones a su articulado.

Una vez finalizado el tiempo reservado a la audiencia pública, el texto debe someterse a los trámites parlamentarios. De este modo, el articulado final no tiene por qué coincidir con el texto tal y como se encuentra en la actualidad.

LOS CAMBIOS DE LA LEY

«El Gobierno, con carácter excepcional y transitorio, podrá acordar la asunción por la Administración General del Estado de la gestión directa o la intervención de las redes y servicios de comunicaciones electrónicas en determinados supuestos excepcionales que puedan afectar al orden público, la seguridad pública y la seguridad nacional«, establece el artículo 4.6 del título 1 del anteproyecto de ley.

Sin embargo, tal y como explica el abogado experto en derecho digital, Borja Adsuara, dicha parte del proyecto de ley es un calco del Real Decreto-ley del 14/2019 aprobado el año pasado y destinado a modificar la Ley General de Telecomunicaciones de 2014. La única novedad destacable, la que abriría las puertas a las redes sociales y servicios de mensajería por internet, se encuentra redactada a continuación en su articulado

«Esta facultad sólo se podrá ejercitar respecto a los proveedores de servicios de comunicación interpersonales independientes de la numeración cuando tengan asignada la obligación de transmitir alertas públicas en caso de grandes catástrofes o emergencias inminentes en curso», recoge el texto de forma inédita.

El matiz de «servicios de comunicación interpersonales independientes de la numeración» es lo que permitiría al Estado intervenir (para emitir dichas alertas) aplicaciones como WhatsApp, Telegram, Facebook, Gmail, Instagram, TikTok, etc.

Un anteproyecto de ley ante el que Adsuara se muestra escéptico: «No me creeré nada hasta que salga en el BOE. Quedan un montón de trámites por delante y el Gobierno solo podrá mandar mensajes por WhatsApp o Telegram cuando tengan asignada dicha obligación ante catástrofes o emergencias inminentes».

A LA ESPERA DEL PARLAMENTO… Y DE EUROPA

En el caso de que la ley terminase aprobándose tal y como se encuentra redactada actualmente, fuentes del Ministerio reconocen a PIXEL que hoy por hoy no podrían intervenir un servicio como WhatsApp (o similares) para enviar las alertas.

Todavía sería necesario que el BEREC (el organismo regulador europeo de las comunicaciones electrónicas) establezca los criterios y parámetros que garanticen que el sistema que envíe las alertas -la app que pudiera escoger el Gobierno- sea seguro y efectivo.

Es decir, Europa todavía debe elaborar unas directrices para saber si servicios como WhatsApp, Telegram o Instagram serían apropiados para el envío de dichas alertas de carácter excepcional.

Una vez que el Berec haya establecido dichos criterios, el Gobierno deberá valorar si estas apps resultarían efectivas y seguras para enviar alertas en territorio nacional.

Aun así, no existiría ninguna certeza de que estos servicios de Internet como WhatsApp fuesen a ser los elegidos para enviar un alerta a la ciudadanía ya que el Gobierno seguiría teniendo otras canales a su disposición, que no dependen de que el destinatario tenga conexión a Internet para recibir el mensaje, como las operadoras tradicionales.

En este sentido, fuentes del Ministerio explican que la redacción de este punto del Anteproyecto de Ley se ha pensado para que la nueva legislación tenga vocación de permanencia en el tiempo.

En esencia, explican desde el Ministerio, se trataría de un mecanismo (además de los operadores actualmente recogidos en la ley) pensado para alertar a la población ante graves catástrofes, como una nube tóxica provocada por un incendio en una fábrica.

NO PODRÁN LEER TUS MENSAJES

En caso de que se cumplan todos los requisitos anteriormente citados, el Gobierno tan solo podría enviar mensajes alertándote de peligros a través de estas aplicaciones.

En ningún caso podría acceder a tus comunicaciones (que se encuentran encriptadas de extremo a extremo) ni espiar tus conversaciones privadas, ya que es algo que solo puede realizarse mediante una orden judicial en casos justificados.