24/05/2024

nada personal, solo información

«Es un acuerdo para echar a andar un nuevo Gobierno con una presidenta y unos consejeros del Partido Popular»

María José Sáenz de Buruaga: «No nos piden cargos, no impone nada, no nos ata a nada y no implica renuncias de ningún tipo».

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha firmado hoy un acuerdo puntual con el secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, que permitirá su investidura como presidenta de Cantabria y la formación de un Gobierno en solitario del Partido Popular.

El acuerdo puntual de investidura, aprobado anoche por unanimidad del Comité Ejecutivo, supone que el PRC se abstendrá en la votación sin pedir nada a cambio. «No nos piden cargos, no impone nada, no nos ata a nada y no implica renuncias de ningún tipo», ha resumido la presidenta después de firmar en el Parlamento el acuerdo con Miguel Ángel Revilla, al que ha aplaudido su responsabilidad.

Según ha explicado Buruaga, se trata de un acuerdo que permite cumplir lo que, con claridad y coherencia, ha defendido durante toda la campaña electoral y lo que los cántabros han avalado con sus votos en las urnas.

Se basa en la continuidad de proyectos que están recogidos en el programa electoral y que no condiciona en absoluto el programa de Gobierno, no implica ninguna cesión ni supone un sobreesfuerzo, puesto que todo ello forma parte ya del contrato del PP con los cántabros. “No es más que puro sentido común”, ha dicho y ha hecho hincapié en que va a ejecutar hasta la última coma del programa electoral y cumplir uno tras otro los compromisos porque eso es lo que los cántabros piden y necesitan.

El documento incluye proyectos estratégicos en tramitación impulsados por el Gobierno regional, como La Pasiega, el Mupac, la protonterapia o los proyectos financiados por fondos europeos; proyectos pendientes en los municipios y proyectos de infraestructuras que dependen del Gobierno de España y que para el Partido Popular y el presidente Alberto Núñez Feijoo sí son una prioridad.

Ha citado las conexiones ferroviarias con La Meseta y con Bilbao, la modernización de las cercanías y la mejora de la capacidad de la red de autovías y carreteras, unas actuaciones que, según ha recordado, no han sido una prioridad para el PSOE y el Gobierno de Pedro Sánchez y sus socios de Podemos, que ya han demostrado sobradamente lo poco que les importa Cantabria y los cántabros.

Además, se incluye una mención expresa a la protección del Lobo, con el compromiso expreso de anular la orden de inclusión en el listado de especies protegidas, a lo que ya se ha comprometido el presidente Alberto Núñez Feijoo.

«Es un acuerdo para echar a andar un nuevo Gobierno con una presidenta y unos consejeros del Partido Popular», ha afirmado la presidenta y ha explicado que el acuerdo no ata a su partido a nada ni le amarra a nadie y permite poner en marcha el cambio de Gobierno que los ciudadanos han decidido en las urnas.

Luego, ha añadido, vendrá el día a día de una legislatura que, necesariamente, va a estar marcada por el diálogo con todas las fuerzas con representación parlamentaria sin vetos, sin exclusiones, ni cordones sanitarios, puesto que el PP no tiene mayoría en el Parlamento y está obligado a buscar espacios de diálogo y entendimiento para llegar a acuerdos puntuales con otras formaciones en base a programas.

Y ha hecho hincapié en que se trata de un acuerdo puntual de investidura y no un pacto de legislatura que no impone ninguna renuncia como otros partidos que, a cambio de la abstención en la investidura, han pedido cargos en el Gobierno y tratan de imponer su agenda ideológica.

Además, no se amparan silencios ni se protegen conductas sospechosas y no incluye ninguna renuncia a controlar el cumplimiento de la legalidad, ni la más mínima cesión a la observancia de principios irrenunciables, como el buen gobierno, la trasparencia y la honestidad en la gestión pública. «No se ha pedido, ni ha estado sobre la mesa, ni el Partido Popular lo aceptaría jamás», ha apostillado.

Scroll al inicio