Escalada de siniestralidad laboral en Cantabria con 2 accidentes mortales más

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha valorado los datos de siniestralidad de agosto de 2022 en Cantabria, publicados por el Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST), y ha lamentado que “los datos de siniestralidad están en una escalada imparable, con la suma de dos accidentes mortales más para las personas trabajadoras de la región”.

Así lo ha señalado Laura Lombilla, secretaria de Salud Laboral de CCOO de Cantabria, que ha denunciado que este crecimiento de los accidentes de trabajo supone uno de los peores indicadores de nuestro mercado de trabajo, pues en lo que va de año se han contabilizado ya 8 personas trabajadoras muertas, unas cifras totalmente inasumibles e intolerables.

Ni siquiera la temporada estival ha permitido un impass al ascenso de la siniestralidad. Los datos arrojan que durante el mes de agosto se han producido 44 accidentes más que en el mismo mes del año anterior. Así, en agosto se produjeron 623 accidentes de trabajo en jornada frente a los 579 de agosto de 2021, una variación anual del 7,60%.

En 2022 se han producido hasta el 31 de agosto, 7.174 accidentes con baja desde enero, una cifra alarmante ya de por sí, pero más si se compara con el número de accidentes que se produjeron en el mismo periodo de 2021. El incremento ha sido de un 78,46%, aumentando en 2.954 accidentes. “Aunque el crecimiento se ha producido en los accidentes de trabajo durante la jornada de trabajo y tienen una incidencia importante las bajas por COVID, no podemos obviar que la siniestralidad está creciendo a pasos agigantados. Todo ello, no hace más que reafirmar la importancia del cumplimiento de la Ley de Prevención, los planes de prevención, y de dotar a las personas trabajadoras de la formación necesaria”, ha recalcado la secretaria de Salud Laboral de CCOO de Cantabria.

En este sentido, Lombilla ha denunciado que “hay que acabar con esta escalada de siniestralidad, no se puede seguir mirando para otro lado. Si el número de accidentes no para de crecer es porque no se están haciendo las cosas bien. La gestión de la prevención de riesgos por parte de las empresas es muy cuestionable. No podemos ignorar que el aumento de los accidentes está causando estragos entre la clase trabajadora, estamos ante una lacra que requiere la implicación sin reservas de todas las partes, pero fundamentalmente de las empresas”.

En el análisis de los datos de los accidentes producidos por actividad económica, los sectores de mayor accidentabilidad continúan siendo la Sanidad y los Servicios Sociales, con 107 bajas producidas por el contacto estrecho de personal sanitario y de servicios sociales con personas usuarias contagiadas por COVID 19. Al sector sanitario le siguen por orden la Construcción, y la industria manufacturera.

Para Lombilla, “el deterioro de la prevención de riesgos laborales en las empresas y del sistema preventivo debe atajarse de forma urgente, tanto desde las empresas como desde la administración, impulsando políticas activas de salud laboral e incrementando la dotación y las actuaciones de la Inspección de Trabajo en materia de seguridad y salud en los centros de trabajo, para revertir la situación y que se reduzcan los accidentes de trabajo.

Últimas Noticias

Ir arriba