21/06/2024

nada personal, solo información

Aringa Rojo (Agente del Medio Natural): «Me siento castigada por el hecho de ser madre»

«Me siento indefensa porque los tiempos de los procedimientos administrativos y de la justicia son muy largos, y me siento castigada por el hecho de ser madre. Tengo que salir aquí, exponerme, disgustarme y reclamar algo que no estoy pidiendo ningún favor«, ha manifestado la Agente del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, Aringa Rojo.

Queremos trasmitir unos hechos que cabe calificar como claramente discriminatorios: la situación por la que pasa la empleada pública del Gobierno de Cantabria, Aringa Rojo Fernández, Agente de Medio Natural que presta servicios en la Comarca 1 (Liébana), y que viene padeciendo en su calidad de mujer, y madre, un caso de desprotección laboral por parte de la Mutua del Gobierno de Cantabria (Mutua Montañesa), al no ser reconocida la suspensión de su contrato como consecuencia del período de lactancia natural por una serie de condiciones del puesto en un contexto en el que el riesgo para la madre y el menor es grave.

Se ha intentado a lo largo de varios meses de infructuosas gestiones y comunicaciones, tanto con la Consejería de desarrollo rural, ganadería, pesca, alimentación y medio ambiente, como con el Servicio central de prevención de riesgos laborales de la Consejería de presidencia del Gobierno de Cantabria, con el fin de aclarar que Aringa Rojo, como madre de un bebé lactante, precisaba de unas adaptaciones para que su puesto de trabajo, dada su situación de madre de un hijo menor en periodo de lactancia.

Por parte de la Consejería se han remitido los informes que reconocen la imposibilidad de adaptar el puesto a Aringa Rojo, por las características de su puesto, y las condiciones del entorno. En esta situación, se ha solicitado hace semanas la otra solución posible, y es que la Mutua, suspenda el contrato de Aringa Rojo y pase a percibir la prestación a que tiene derecho por lactancia natural de riesgo.

La Mutua Montañesa ha denegado, a través de resolución escrita, el pago por la prestación de riesgo en la lactancia natural de riesgo. Desde Trabajadores Unidos entendíamos que el caso que vive nuestra compañera y empleada pública requería de la intervención de varios cargos del Gobierno de Cantabria para que pudieran reconducir la situación por la que pasa Aringa Rojo. Para ello, en pasadas fechas nos hemos dirigido a Paula Fernández, Consejera de Presidencia, a Pablo Zuloaga, Vicepresidente del Gobierno y Consejero de Igualdad y el propio Miguel Ángel Revilla, Presidente de la comunidad autónoma, de ninguno de los cuales hemos obtenido respuestas.

El caso de la Agente de Medio Natural, Aringa Rojo, llueve sobre mojado. Este caso que relatamos, es el de su segundo hijo. Ella ya tuvo un primer hijo, y al igual que ahora, vio denegados todos sus derechos a la lactancia natural por riesgo. Acudió a los Tribunales y tanto en primera instancia como en el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, obtuvo sentencia favorable a sus derechos, pero tres años después del nacimiento de su primer hijo, por lo que la ejecución de la sentencia tres años después del nacimiento del hijo, hacía de imposible cumplimiento la sentencia.

Por ello, ante el nacimiento en enero de 2022 de su segundo hijo, se ha procedido a gestionar el mismo derecho a la lactancia natural, recibiendo las mismas respuestas por parte del Gobierno de Cantabria, que en el caso de su primer hijo. Se trata de una reincidencia clara y discriminatoria, de quienes aprovechan la lentitud de la Justicia para no cumplir con la normativa vigente en materia de igualdad.

Por su parte Aringa Rojo, manifiesta que “el cuerpo de Agentes de Medio Natural es un cuerpo a día de hoy muy masculinizado; en la extinción de incendios hay temperaturas extremas; hay trabajos de defensa y prevención de plagas, enfermedades y diferentes amenazas de los ecosistemas; hay exposición a sustancias químicas y de elementos tóxicos en vertidos y en animales; el puesto de trabajo es prácticamente en su totalidad a la intemperie; y lugares de trabajo en ningún caso cumplen las medidas higiénicas, ni los medios necesarios para la extracción y conservación segura de la leche materna”.

Entendemos que este caso, que afecta a Aringa Rojo, es el caso que ejemplifica de manera clara, cuestiones que este Gobierno tiene pendientes de resolver, que afectan a las mujeres que trabajamos en esta Administración en condición de empleadas públicas y que, como el caso de Aringa Rojo, en su condición de madre, se le niega, por un lado, la posibilidad de adaptación de su puesto de trabajo para que su bebe pueda tener lactancia natural sin riesgo, y por otro lado, la Mutua Montañesa, que trabaja para el Gobierno de Cantabria, y que es financiada con el dinero público, de todos los ciudadanos de Cantabria, niega la prestación a la que tiene derecho. La Mutua no está a la altura de las circunstancias que esta situación merece.

La solución es bien clara, y pasa por dar respuesta a la situación por la que pasa Aringa Rojo como mujer, como madre y como empleada pública que tiene unos derechos otorgados por la Constitución y las leyes, vea reconocida su situación de suspensión del contrato de trabajo. Si el Gobierno de Cantabria, y su presidente a la cabeza no es capaz de despejar esta situación, y mantiene el contrato con esta Mutua, que está ejerciendo una acción de discriminación hacia una empleada pública, consideramos que es cómplice de una acción discriminatoria que lanza este mensaje: cualquier empleada pública que en su opción personal quiere ser madre, recibe obstáculos de su empresa, el Gobierno de Cantabria, primero no dando facilidades para la adaptación del puesto de trabajo durante la lactancia natural de riesgo, y sin adaptación no puede desarrollar su trabajo como Agente de Medio natural, y en segundo lugar, la Mutua, que debe atender esta contingencia, la deniega la prestación. Y, por lo tanto, expone a riesgos a la madre y al menor.

Desde Trabajadores Unidos concluimos que si no hay rectificación de la Mutua Montañesa a esta acción de discriminación, instaremos en todos los foros y mesas el cese en el contrato del Gobierno de Cantabria con la empresa Mutua Montañesa, a la que abonamos con la cuota, tanto de la empresa como de cada empleado público, por unos servicios y que recibimos a cambio discriminación y un evidente intento de minusvalorar la situación de Aringa Rojo, mujer madre y Agente de Medio Natural, que solo busca desarrollar su trabajo, ser madre y poder llevar a cabo la lactancia natural de su hijo recién nacido sin riesgo.

De no hacerse esta rectificación por parte de la Mutua Montañesa, y en el caso de la no intervención del Gobierno con su presidente a la cabeza, pediremos cuantas responsabilidades políticas haya en el asunto, tanto en el Parlamento de Cantabria, como en el Ministerio de Igualdad del Gobierno de España.

Scroll al inicio