23/06/2024

nada personal, solo información

Banco Santander lanza ‘Diglo’ para vender viviendas usadas baratas

Diglo es la marca comercial de Yera Servicers, la sociedad que creó la entidad y que controla al 100% tras segregar los activos de Aliseda. Incluye todo tipo de inmuebles y suelos.

Banco Santander prepara el lanzamiento comercial de su nuevo brazo inmobiliario: Diglo. Se trata de un ‘servicer’ que nació de una escisión de Aliseda y que se constituyó como sociedad independiente bajo el nombre de Yera Servicers con activos procedentes de la entidad, según ha podido saber idealista/news.

Esta nueva sociedad inmobiliaria llega al mercado con miles de viviendas en toda España y con «la ambición de disrumpir el sector, gracias a la tecnología y a la digitalización, así como por su cercanía y flexibilidad. Es una compañía experta en la gestión de activos y créditos inmobiliarios, con presencia a nivel nacional», tal y como se define el ‘servicer’.

Diglo está formada por un equipo de más de 300 profesionales (la mitad son puestos internos y el resto, colaboradores), de los que más de una tercera parte procede de Aliseda. Enrique Arnoso, antiguo directivo de Banco Popular y Banco Pastor, es el director general del ‘servicer’, mientras que Javier Román es el director de activos inmobiliarios.  La compañía tiene su sede central en Madrid (en concreto, en la calle Josefa Valcárcel, 30), aunque también suma ocho divisiones territoriales, ubicadas en Barcelona, A Coruña, Valencia, Alicante, Málaga, Sevilla, Canarias y Valladolid, y un total de 10 delegaciones.

Según ha explicado Javier Román, director de activos inmobiliarios de Diglo durante unas jornadas inmobiliarias celebradas en el marco del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA), este ‘servicer’ tiene a Banco Santander como único accionista (la entidad controla el 100% de la sociedad) y dispone de miles de viviendas por todo el país, desde Cataluña a Andalucía, pasando por País Vasco o Galicia. Muchas de ellas están en la costa.

La cartera que gestiona está compuesta por inmuebles usados y antiguos (que formaban parte de Aliseda antes de la escisión) y ofrece a los clientes un abanico de servicios propios del ‘property management’. Por ejemplo, la posibilidad de reformar el inmueble a gusto del cliente e incluso amueblarlo. Además, a través del uso de programas informáticos permitirá a los clientes visualizar cómo quedarían los espacios ya amueblados. Diglo va a tener acuerdos específicos con firmas de mobiliario.

«Diglo tiene la capacidad de ofrecer tantas prestaciones como necesidades de sus clientes. Dede la gestión de la recuperación de su deuda, la venta de activos inmobiliarios y todos los servicios complementarios a esas dos líneas de negocio, incorporando innovación tecnológica, ‘big data’ y ‘machine learning'», sostiene la compañía.

En el caso de las viviendas, Román ha explicado que el precio medio está entre 100.000 y 120.000 euros, y ha insistido en que «hoy en día, con la escasez de obra nueva que hay y el buen precio de las casas de bancos, la vivienda usada está tomando impulso». Es decir, una parte de su negocio va destinada a ahorradores que quieran comprar una casa en la costa para disfrutar de las vacaciones o para destinarla al alquiler, según Román, quien ha recalcado que «con unos ahorros de 20.000 o 30.000 euros, el público joven puede acceder a una hipoteca y tener una vivienda en la costa».

Unos 5.000 millones en activos bajo gestión

El ‘porfolio’ de Diglo va mucho más allá de los inmuebles residenciales y de la venta a particulares. El valor bruto de su cartera bajo gestión ronda los 5.000 millones de euros, incluyendo activos como suelos y oficinas, además de viviendas. Y su propuesta es gestionar tanto activos de Santander como de terceros.

Además de la venta, el ‘servicer’ también centrará su actividad en la gestión para recuperar la deuda de todo tipo de clientes, la gestión de activos inmobiliarios y la puesta en marcha de servicios integrales como amueblar o realizar reformas de los inmuebles. De hecho, también se encarga de ventas institucionales y de la gestión de promociones para terceros.

Los ‘servicers’ de Santander

Los ‘servicers’ son compañías especializadas en la gestión y comercialización de activos inmobiliarios de los bancos, y han tenido un papel muy destacado en el mercado doméstico en los últimos años, impulsando las ventas de inmuebles tanto a particulares como a inversores profesionales.

La consultora Axis Corporate explicaba en un estudio publicado el año pasado que los servicers inmobiliarios continúan impulsando las ventas de viviendas y ofreciendo servicios de gestión de carteras financieras a sus socios bancarios y otros clientes. Además, afirmaba que el sector ha alcanzado una etapa de madurez, después de que la crisis económica y el cambio estratégico llevado a cabo por las entidades financieras haya provocado operaciones corporativas, pasando a ser titularidad de fondos de inversión, y apuntaba a una nueva fase de operaciones corporativas.

La llegada al mercado de Diglo coincide en el tiempo con el refuerzo de Anticipa y Aliseda (controladas por Blackstone y Santander), que se han lanzado a la gestión de los fondos europeos Next Generation para rehabilitar viviendas y se han convertido en los nuevos ‘servicers’ de Sareb junto con Hipoges. Este megacontrato incluye la gestión y comercialización a partir de julio de una cartera de 25.300 millones de euros, y hasta ahora estaba en manos de Haya Real Estate, que recientemente ha anunciado un ERE que afecta a más del 20% de su plantilla tras perder los contratos con Sareb y Unicaja.

Scroll al inicio