24/05/2024

nada personal, solo información

«La pandemia del Covid 19 está fuera de control»

El Sindicato Trabajadores Unidos, a través de su Secretaria General, Isabel Rodríguez, junto a Carmen Iglesias y Raúl Carmona, dos de los Rastreadores que forman parte de la Plantilla de los 42 Rastreadores que finalizan su contrato mañana 14 de diciembre, han efectuado en rueda de prensa, el llamamiento que hacen al Consejo de Gobierno y especialmente al Presidente Revilla.

El objetivo es que la decisión tomada en frío hace meses, de finalizar el contrato de la mitad de la plantilla de Rastreadores, pueda ser rectificada,por cuanto los datos de contagio y aumento de las cifras aconsejan al mantenimiento e incremento de la plantilla actual”, indicó Isabel Rodríguez.

En representación de los Rastreadorespertenecientes a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria que vienen desarrollando el Programa para la detección y control de casos y contactos Covid-19 en nuestra comunidad autónoma, Carmen Iglesias, rastreadora, ha expresado “la importancia de la vigilancia epidemiológica, ya que se debe contar con un sistema que reciba información diaria para permitir la reacción rápida y que garantice el seguimiento de la epidemia y  la identificación y contención precoz de fuentes de contagio. Esto incluye el diagnóstico de sintomáticos en estadios iniciales de la enfermedad, el aislamiento de los casos, la localización, cuarentena y seguimiento de contactos estrechos y la identificación de posibles focos de transmisión en colectivos específicos, labor que venimos haciendo hace más de un año”. “Tras un periodo que parecía indicar que la Crisis sanitaria estaba prácticamente dominada, la realidad ha sido otra muy diferente a la esperada tanto por nosotros como por la propia Consejería y por supuesto por todos los ciudadanosse ha invertido en la formación de personal para cualificarlo, al que se le ha pedido dedicación exclusiva a la tarea encomendada y el resultado ha sido eficaz y eficiente, pero con la decisión tomada, por parte de la Consejería de Sanidad, de prescindir del 50% de los efectivos que lo hacían posible se pone en peligro la eficacia de dicho Programa y el derecho a la atención sanitaria a la que todos los cántabros”, añadió Iglesias.

En el análisis de situación de la pandemia, Raúl Carmona, rastreador, ha mostrado su preocupación “ante la llegada inminente de la nueva variable “OMICRON”, que ha sumido en una gran preocupación tanto a la OMS como a la comunidad científica. Al igual que anteriores variantes como la Británica, o la Delta. Es de suponer, que, en un plazo no muy largo de tiempo, sea la mayoritaria y la que tenga más presencia en nuestra región al igual que ocurrió con las anteriores. “A la llegada de esta nueva variante se ha de sumar la especial época del año en la que nos encontramos, donde tras el puente de la Constitución aún hemos de tener en cuenta las reuniones familiares propias de la época navideña, así como las reuniones sociales también típicas de esta época cómo son las comidas y cenas de empresa”.

Por ello, Carmona concluyó podemos afirmar que será una certeza, según evidencias anteriores y dadas las cifras que actualmente estamos manejando, conllevará una pérdida de eficacia de la vacunación con las dramáticas consecuencias que llevamos experimentando desde que comenzó la pandemia, como un mayor aumento de la presión hospitalaria“No podemos prescindir del cortafuegos más importante que tenemos con el COVID-19”.

Isabel Rodríguez añadió que “Trabajadores Unidos reconoce la labor de los Rastreadores, cuyas funciones de vigía y cortafuegos durante toda la pandemia COVID-19 han jugado un papel fundamental, y que en estos momentos de aumento de contagios y una sexta ola aconsejan rectificar la decisión de finalizar los contratos de 42 Rastreadores, que dejarán la plantilla al 50%”. “El llamamiento efectuado a 30 rastreadores del Ejército, que, aunque han jugado un papel importante en esta pandemia, supone una labor de apoyo y complemento al Programa de Rastreo en Cantabria, pero nunca pueden jugar a sustituir la labor de estos Rastreadores del Gobierno de Cantabria, porque precisan de un proceso de formación que restaría la eficacia imprescindible en este momento de la inmediata detección”.

“Se trata de una medida que entendemos inadecuada, peligrosa y que puede echar al traste el buen hacer llevado a cabo hasta ahora. Por lo que queremos apelar a la reflexión por parte de la Consejería de Sanidad para evitar decisiones que a la larga pueden volverse en contra tanto de la salud como de la economía de los cántabros”. Exigimos al Presidente Revilla que salga a la palestra, rectifique la decisión adoptada de manera inmediata, y se ponga a los mandos de la nave, y reconducir esta situación, respondiendo públicamente ante el riesgo inminente al que se nos expone a los cántabros, si no se mantiene e incrementa esta plantilla”, concluyó Rodríguez.

Scroll al inicio