“Santander sigue pasando desapercibida para el Gobierno de Pedro Sánchez»

El PP ha presentado dos enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para mejorar las playas de Santander por un importe cercano al millón de euros.

Así lo ha indicado hoy el portavoz del PP en el Ayuntamiento, César Díaz, quien ha explicado que medio millón de euros son para el relleno de las playas “puesto que la responsabilidad del Gobierno de Sánchez es tener todos y cada uno de los arenales de la ciudad en el mejor estado posible para su disfrute durante todo el año”.

Un derecho que, tal y como ha precisado, tienen todos los ciudadanos españoles “y que se lleva incumpliendo en Santander varios años pese a las reiteradas peticiones del Ayuntamiento”. En este sentido, ha advertido que desde el Consistorio se seguirán reclamando los rellenos al Estado “las veces que sea necesario” porque, a su juicio, es “totalmente inaceptable que el Ejecutivo permita la desaparición de unas playas fundamentales para la ciudad cuando ya se ha demostrado que es imposible la recuperación natural”.

Con el mismo objetivo, el grupo municipal popular solicita que se incluya en los PGE un total de 463.000 euros para el proyecto de estabilización de la segunda playa de El Sardinero. “Los santanderinos se merecen contar con unos arenales seguros y en óptimas condiciones, porque no somos ciudadanos de segunda, ni de tercera, y hasta el momento lo único que ha demostrado el Gobierno de Sánchez es su abandono total a la ciudad”, ha recalcado.

“Parece que el Ejecutivo socialista lo único pretende es sacar rentabilidad económica de la ciudad en lugar de invertir en ella, llegando a pedir dinero al Ayuntamiento para que los santanderinos puedan hacer uso de espacios como La Remonta o el Palacete de Cortiguera”, ha manifestado el portavoz popular, apuntando que otra de las enmiendas hace referencia a la rehabilitación de este edificio, que debe acometer el Ministerio de Transportes, para lo que se solicita una inversión de 300.000 euros.

Y, finalmente, la última de las enmiendas presentadas por el PP santanderino asciende a 1,4 millones de euros para el proyecto de seguridad vial de las carreteras estatales Santander S-10, N-611 y N-623, que el Ministerio de Fomento iba a ejecutar por importe de 2,8 millones de euros cuando estaba al frente Íñigo de la Serna.

El objeto de esta actuación es mejorar la accesibilidad, en sentido salida de Santander, entre la autovía S-10 y los polígonos de Candina y Nueva Montaña; dotar de mayor seguridad al tramo de la N-611 que discurre entre las calles Campogiro, El Castro y Ricardo León, colocando dos glorietas y con la reposición del pavimento de las aceras y la calzada; y la renovación integral de la N-623 en la calle Jerónimo Sainz de la Maza, desde Cuatro Caminos hasta la turborrotonda de Valdecilla Sur.

En todos estos casos, y tal y como ha apostillado el portavoz del PP, se trata de viales “que pertenecen al Ministerio de Fomento, por lo que el Ayuntamiento no puede actuar en ellos, a pesar de la necesidad de su mejora, compartida con los vecinos”.

Por todo ello, César Díaz ha evidenciado que, al igual que al año pasado, los PGE “no apuestan por Santander y por lo santanderinos”, dado que “en la mayor parte de los casos, se limita a seguir el camino que ya dejó marcado el PP y que guarda en el baúl de los recuerdos otros compromisos y acuerdos que se habían alcanzado con el Gobierno central y, en concreto, con el entonces ministro de la Serna”.

“Santander sigue pasando desapercibida para el Gobierno de Sánchez, porque, aun teniendo en cuenta los 11 millones para el MUPAC y la rehabilitación del edificio de Tabacalera (cuyo propietario es el propio Estado y, por tanto, el responsable de que se encuentren en buen estado de conservación), la inversión en 2022 representa prácticamente la mitad (un 43,7% menos) de la que dejó comprometida Mariano Rajoy en sus últimos presupuestos al frente del Gobierno de España”, ha recalcado César Díaz.

Imagen de archivo.

Ir arriba