Campaña del 25-N, ‘La violencia machista la paras tú’, Eliminación de la Violencia contra la Mujer

El vicepresidente del Gobierno de Cantabria, Pablo Zuloaga, y la directora general de Igualdad y Mujer, Consuelo Gutiérrez, han presentado esta mañana la campaña institucional ‘La violencia machista la para tú’, organizada con motivo del próximo 25N, DíEliminación de la Violencia contra la Mujera Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y que insta “a todos y todas a formar una red de protección y de cambio en la sociedad que provoque una reducción de la violencia machista”.

“La fuerza de la juventud para parar la violencia machista” y el uso de las redes sociales “para que sean un medio que fomente las relaciones igualitarias y respetuosas” centrarán los mensajes de este año, en el que además se hará un homenaje a todas las mujeres víctimas que han conseguido salir del ciclo de la violencia, con la recuperación del testimonio de una de ellas.

Zuloaga ha considerado que la lucha contra la violencia machista es “la más justa de las causas” y ha asegurado que el Gobierno “va a apretar el paso para seguir avanzando” y “no parar hasta erradicar la violencia machista de la sociedad”.

Ha explicado que en 2022 su departamento va a invertir 3 millones de euros en medidas de sensibilización, formación, información y atención a las mujeres y menores, y ha anunciado la puesta en marcha, en 2023, de un centro de crisis con atención 24 horas centrado en violencia sexual y que se financiará con los Fondos de Recuperación y Resiliencia de la UE.

Con todo ello, el Ejecutivo quiere reducir las cifras de violencia machista dentro y fuera de la pareja, incluyendo la violencia sexual porque “detrás de la frialdad de cada dato está la vida de una mujer”.

Partiendo de la Macroencuesta de violencia contra la mujer’ y haciendo una extrapolación a la población de Cantabria, se estima que 2.624 mujeres pueden estar sufriendo violencia física dentro de la pareja, 3.407 podrías ser víctimas de violencia sexual, 14.151 mujeres estarían padeciendo violencia emocional, 17.297 violencia de control y 5.242 violencia económica.

Además, fuera del contexto de la pareja, se estima que 1.311 mujeres podrían estar sufriendo violencia sexual y 22.538 acoso sexual. No obstante, tanto Zuloaga como Gutiérrez han destacado un descenso en las cifras comparando las dos últimas macroencuestas, en 2015 y 2019, que pone de relieve el efecto de las medidas del Pacto contra la Violencia de Género.

Por la abolición de la prostitución

El vicepresidente ha reivindicado un nuevo marco legislativo “con leyes específicas e integrales para adecuar la necesidad de intervención y de protección a cada tipo de violencia”, y ha defendido la abolición de la prostitución.

“Por eso, estamos impulsando la tramitación en el Congreso de los Diputados de la ley de Garantía integral de la libertad sexual para que el consentimiento de la mujer sea un aspecto fundamental sobre el que configurar los delitos contra la libertad sexual”, ha afirmado el vicepresidente, que ha considerado que la prostitución es “incompatible” con un modelo de sociedad igualitario.

 “No podemos olvidar que la prostitución no es un problema de las mujeres, es un problema de calidad democrática”, ha asegurado.

25N

La directora general de Igualdad y Mujer ha explicado que el próximo 18 de noviembre tendrá lugar, en el Palacio de Festivales, una mesa redonda con representantes de los colegios profesionales de Medicina, Enfermería, Farmacia, Psicología y Trabajo Social para encauzar sinergias y dar respuesta a las nuevas variantes de violencia machista, y el 24 de noviembre en la Escuela Oficial de Tiempo Libre se celebrará un taller de formación centrado en las claves para trabajar con adolescentes y jóvenes.

Además, el 29 de noviembre, en la Casa de Cultura de Torrelavega, se celebrará la mesa redonda ‘Analizando las violencias machistas’ en la que los ayuntamientos compartirán experiencias como el Punto Violenta que puso en marcha Suances este verano. También se abordará la violencia económica “muchas veces no identificada”, y las formas de violencia vicaria.

Ir arriba