24/05/2024

nada personal, solo información

22 nuevos casos de contagios y en total son 197 las personas aisladas en Cantabria

Cantabria ha registrado este fin de semana 22 nuevos casos de coronavirus localizados en dos focos, uno vinculado a un hombre que viajó desde Sudamérica y el otro a una fiesta privada celebrada por un grupo de jóvenes en una casa de Campoo de Suso.

El primero de los focos llegado del extranjero, en concreto desde Bolivia, ha originado en total siete positivos en la misma familia y se han estudiado siete contactos que han mantenido, por lo que está «muy cerrado y perfectamente controlado». Mientras, el de la fiesta ha dado lugar a nueve casos y ya se han estudiado los contactos primarios de los contagiados, que en total son 57 y todos han dado negativo.

El resto de contagios hasta llegar a los 22 detectados este fin de semana –dos el viernes, ocho el sábado y 12 el domingo– son casos aislados.

Así lo ha indicado este lunes en declaraciones a la prensa el consejero de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez, que ha destacado que «la noticia más importante» es que los focos están controlados y que todos los nuevos infectados tienen síntomas leves –fiebre y malestar general– y no necesitan hospitalización.

Así, el número de ingresados por Covid en la región sigue siendo de dos personas –ninguno relacionado con estos focos— y hay en total 50 casos activos, por lo que 48 de ellos permanecen en aislamiento domiciliario.

En cuanto al caso procedente de Bolivia, Rodríguez ha explicado que se trata de una persona que habita en Santander y que vino en avión hasta Madrid –al aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez, por lo que su positivo se ha notificado a Sanidad Exterior– y desde ahí en coche hasta Cantabria.

Con respecto al foco de Campoo de Suso, ha dicho que los jóvenes residen en diferentes localidades y que se alojaban en una casa familiar en el municipio. La fiesta se celebró a principios de la semana pasada y algunos de los infectados comenzaron a tener síntomas en torno al jueves.

Actualmente se están estudiando los contactos secundarios de los infectados, aunque no se prevé detectar casos dado que los primarios han dado negativo en las pruebas PCR.

En total, hay en la región 197 personas aisladas a parte de los contagiados por haber estado en contacto con personas con el virus. Los datos enviados al Ministerio de Sanidad hoy reflejan un total de 3.172 positivos totales desde el inicio de la pandemia, 2.397 diagnosticados mediante PCR y 775 a través de test de detección de anticuerpos.

El número de personas que han superado la enfermedad se sitúa en 2.910, el 92% del total, y el de fallecidos se mantiene en 212. Además, Cantabria supera ya los 101.000 test de detección realizados (101.036), en tasa 17.381 por 100.000 habitantes.

La mayor parte de los casos, según el consejero de Sanidad, surgen actualmente de reuniones familiares, son importados de otros países o lo «más habitual» es que sean provocados durante el ocio nocturno.

En este sentido, ha destacado que alguna comunidad autónoma ya está poniendo en marcha limitaciones específicas para el ocio nocturno y que Cantabria podría planteárselo en función la evolución de los datos.

Además, ha dicho que se está observando una disminución de la edad de los contagiados. Por ejemplo, en el foco de la persona procedente de Bolivia dos de los afectados tienen 35 años y el resto 21, y en el de la fiesta privada la media de edad es de 21 años.

«El virus sigue estando ahí», ha insistido el titular de Sanidad, incidiendo en «evitar las situaciones de riesgo, en primer lugar, no haciendo fiestas y, si se hacen, con todas las medidas de precaución como la mascarilla de uso obligatorio y la distancia social, que no son excluyentes», ha enfatizado, ya que «si no es posible el uso de mascarilla mientras se come o se bebe, tiene que existir distancia social».

SANCIONES

Por otro lado, a preguntas de la prensa por las sanciones impuestas desde que entró en vigor la semana pasada el decreto del uso obligatorio de la mascarilla, el consejero ha avanzado que no cuenta aún con los datos pero que se podría hablar de «varias decenas de expedientes».

Así, ha hecho hincapié en que «el virus sigue estando ahí» y en que «no debe disminuir la preocupación entre la población«. En este sentido, ha mostrado su preocupación por el volumen de casos de los últimos días aunque ha insistido en que «la ventaja es que está todo estudiado».

«NO CREAR ALARMA»

Por su parte, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a preguntas de la prensa por el brote tras realizar unas declaraciones para informar de la reunión que ha mantenido con la Junta de Personal Docente, ha destacado que «no son contagios preocupantes» y que no suponen una razón «para crear ninguna alarma ni hacer una marcha atrás» porque «la economía tiene que seguir adelante».

Así, ha defendido que Cantabria «es una de las tres comunidades que mejor está» en cifras con respecto al virus y que, además, está teniendo un «gran verano» gracias a la presencia de turistas españoles. «Una situación como la que hemos vivido tres meses sería insoportable para los ciudadanos» y «provocaría una catástrofe económica de tal calibre que sería casi peor el remedio que la enfermedad», ha sentenciado.

También ha destacado la capacidad de la región para controlar y rastrear los casos –hay formados 87 rastreadores–, por lo que ha instado a llevar una «vida normal» cumpliendo con las medidas de seguridad.

No obstante, ha pedido al Gobierno de España que no deje entrar en un avión a ninguna una persona que proceda de otro país sin haberse hecho una PCR, porque detectar el caso a su llegada «ya no tiene remedio». En este sentido, ha dicho que también le preocupa que se puedan importar casos de brotes de otras comunidades como Aragón y Cataluña «dada la movilidad que hay».

What do you want to do ?

New mail

Scroll al inicio