21/04/2024

nada personal, solo información

IHCantabria desarrolla una nueva metodología para evaluar el impacto del cambio climático

Objetivo: Anticiparse a una actuación y llevar a cabo medidas de adaptación coste-eficiencia

Personal investigador del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHCantabria) ha desarrollado una nueva metodología para evaluar el impacto del cambio climático sobre las estructuras costeras mediante un conjunto de nuevas herramientas que cuantifican el cambio esperado según las condiciones climáticas que inciden sobre la estructura, como paso previo a la estimación de los impactos y riesgos.

Los resultados del estudio aparecen publicados en la revista científica Coastal Engineering en la que se presenta la metodología aplicada íntegramente en una sección tipo representativa de la estructura litoral que protege la línea ferroviaria de cercanías, que une Mataró con Barcelona, en la comarca del Maresme.

En este caso de estudio, los resultados muestran una importante pérdida de operatividad por rebase y, de fiabilidad, por exceso de carga hidráulica sobre las piezas del manto exterior a mitad de siglo, tanto en un escenario de mitigación de emisiones (RCP4.5) como en un escenario de tendencia sostenida de las mismas (RCP8.5).

Por ejemplo, en la localización donde fue aplicado y validado el caso de estudio se proyecta que el evento de inundación costera −que, en la actualidad, tiene un periodo de retorno de 500 años− podría ocurrir, de media, cada 50 años en el escenario RCP4.5 a mitad de siglo, reduciéndose incluso a 25 años en el escenario RCP8.5. Esta situación podría generar importantes pérdidas económicas, si no se llevan a cabo oportunamente las medidas de adaptación necesarias.

Según explica el primer autor del artículo, el investigador de IHCantabria, David Lucio Fernández, “dentro de la gestión del litoral, no debe obviarse el papel que juegan las estructuras costeras como primer elemento artificial de defensa ante las dinámicas marinas, habiéndose diseñado para que, a lo largo su vida útil, cumplan con unos determinados requerimientos que garanticen el correcto desarrollo de los sectores económicos, productivos y sociales de las zonas costeras”.

“La combinación de una amenaza climática cambiante”, añade Lucio, “junto con un alto grado de exposición y unas consecuencias potencialmente negativas, hace necesario el desarrollo de metodologías que permitan conocer cuál será́ el comportamiento estructural, funcional y operativo de estas infraestructuras ante los agentes climáticos. Todo ello con el objetivo de que los ingenieros y gestores puedan anticiparse con suficiente margen de actuación y llevar a cabo medidas de adaptación coste-eficientes, que aseguren una distribución adecuada de los recursos públicos y privados”.

Más información: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0378383924000383

Scroll al inicio